La única planta eléctrica de Gaza cierra por falta de combustible

14 de febrero de 2012 09:29

La única planta eléctrica de Gaza dejó de funcionar por falta de combustible industrial, informó la Autoridad de Energía y Recursos Naturales de ese territorio palestino.

El cese operativo de esa planta impedirá cubrir las necesidades de hospitales, así como el bombeo de agua, las infraestructuras, la educación y tratamiento de aguas.

El cierre viene motivado por la interrupción en la llegada de diesel industrial introducido de contrabando desde el Sinaí egipcio a través de túneles a un precio notablemente inferior que la importación oficial desde Israel.

Desde hace un mes, el Gobierno de Hamás en la franja no compra diesel a Israel a través de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), ya que no tienen contacto directo, y ha confiado la alimentación de la central en el que llegaba por los túneles.

Israel no recibe pedidos porque el Ejecutivo islamista no transfiere el coste del combustible a la ANP, con sede en la ciudad cisjordana de Ramala, y esta, que atraviesa importantes aprietos económicos, se niega a cargar con la factura.

La Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas calcula que hasta la interrupción del suministro de contrabando han entrado cada día en Gaza por los túneles entre 300.000 y 400.000 litros de diesel.

La Unión Europea (UE) dejó de subvencionar en 2009 el pago del fuel para la central eléctrica, que ha cerrado temporalmente en varias ocasiones en los últimos años y fue bombardeada por Israel en 2006, en represalia por la captura del soldado Guilad Shalit, liberado el pasado octubre en un canje por más de mil presos palestinos.

La planta genera un 35 por ciento de la electricidad que consume Gaza, mientras que Israel y Egipto venden el 65 por ciento restante.


Contenido externo patrocinado