La UE concretará en julio su respuesta al yihadismo dentro de Europa

- 21 de junio de 2014 - 09:16

La Unión Europea (UE) se ha marcado el próximo mes de julio como fecha para concretar su respuesta al terrorismo yihadista dentro de Europa, después de la llamada de alerta que ha supuesto el atentado mortal de mayo en el museo Judío de Bruselas.

Los Veintiocho ya acordaron en 2013 impulsar una serie de medidas para luchar contra este fenómeno, pero ha sido ahora, tras el ataque de Bruselas, cuando se han mostrado decididos a concretar estas acciones y llevarlas a la práctica.

Un ciudadano francés fue detenido en Marsella como sospechoso de haber cometido ese atentado a su regreso de Siria, donde se sumó a las milicias yihadistas del llamado Estado Islámico de Irak y del Levante, que luchan contra el régimen de Bachar el Asad.

En marzo había sido sometido a un control en la frontera de Alemania porque se consideró sospechoso que regresase a la Unión Europea (UE) después de un complicado viaje en el que pasó por Estambul, Malasia, Singapur y Bangkok.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) calcula que hay unos 2.000 ciudadanos comunitarios que, como este francés, han abandonado la UE para participar como "combatientes extranjeros" en el conflicto en Siria.

Los Veintiocho trabajan en cuatro aspectos como son la prevención y el intercambio de información, la detección de desplazamientos, la respuesta judicial a este problema y la cooperación con terceros países.

El coordinador europeo antiterrorista de la UE, Gilles De Kerchove, ha recomendado ir más allá en todos esos ámbitos.

De Kerchove sugiere, en concreto, medidas como interconectar a escala europea los registros de datos de pasajeros aéreos que ya existen en algunos países comunitarios, así como mejorar el sistema de información del área sin fronteras Schengen (SIS II), y reforzar la cooperación entre Europol e Interpol.

Según el coordinador, lo ideal sería mejorar el control de las fronteras exteriores y establecer un sistema de alerta automático que ponga sobre aviso a todos los estados miembros cada vez que un sospechoso con este perfil de "combatiente extranjero" entre en territorio comunitario.

En materia de prevención, De Kerchove cree que sería positivo aprovechar el potencial de medios como internet para combatir la propaganda terrorista.

En cuanto a la cooperación con países terceros como Jordania, Líbano y Turquía, el coordinador cree que la clave está en ofrecer una respuesta multilateral en materia de refugiados, gestión de fronteras, medidas de seguridad en desplazamientos aéreos y detección de viajes sospechosos.

La comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, pidió esta semana en Bruselas que se acuerden "urgentemente" medidas para hacer frente a este fenómeno, puesto que el atentado de Bruselas muestra que el marco en vigor no es suficiente.

La comisaria recordó que la acción en este ámbito depende directamente de los gobiernos nacionales, pero consideró que Bruselas puede asistir en tres áreas.

En primer lugar, anunció la creación de un centro de conocimiento europeo, que será propuesto oficialmente en septiembre y que podría empezar a funcionar en 2015 con una dotación de 16 millones de euros para cuatro años, dirigido a facilitar el contacto y la cooperación entre Estados miembros.

La CE también se ofrece a ayudar a los países en el desarrollo de programas de salida de grupos violentos, en especial para jóvenes.

Malmström apunta, en tercer lugar, a fomentar el diálogo con empresas como Google, Facebook y Twitter para trabajar juntos en campañas contra la radicalización en internet.

Estas ideas se abordan ya en reuniones técnicas preparatorias de la que tendrá lugar previsiblemente el próximo 7 de julio en Milán y en la que participarán los países más afectados por el fenómeno (España, Francia, Bélgica, Holanda, Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca) y la presidencia italiana de turno de la UE, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

En paralelo, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho, que se reúnen los próximos 26 y 27 de junio en Bruselas, pedirán que se siga trabajando en la prevención del radicalismo y los extremismos y recomendarán la creación de un sistema de alertas para la UE, aunque solo se espera una mención general sobre este fenómeno en el texto de conclusiones del encuentro. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: