Michelle Bachelet anuncia una transformación gradual de las AFP

La cotización del sistema de pensiones subirá el 5%

- 11 de agosto de 2016 - 00:00
Bajo el lema ‘Muertos en vida’, los jubilados se tumban fuera del Palacio de La Moneda.
Foto: revistamala.com

Los chilenos protestan contra la seguridad social privada impuesta por Pinochet, por las rentas bajas que reciben.

La masiva marcha ciudadana que reunió a más de 100.000 personas en Santiago, para protestar contra el sistema privado de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), por las bajas jubilaciones surtió efecto.

La noche del martes y en un mensaje que se transmitió por cadena nacional, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció una serie de medidas para mejorar y transformar el sistema de manera gradual.

El sistema de las AFP fue impuesto en el régimen militar de Augusto Pinochet, por lo que los chilenos están obligados a destinar entre el 10% y 12% de la remuneración mensual de sus ingresos brutos al sistema, que es salvaguardado por una de estas administradoras de fondos privadas de pensiones.

Sin embargo, por la expectativa de vida que se alargó en Chile (90 años para las mujeres y 85 años para los hombres, en promedio) y porque el sistema estaba pensado para una cotización continua -omitiendo a los trabajadores independientes que no necesariamente cotizan en las AFP- parte importante de las jubilaciones terminan siendo muy bajas, incluso por debajo de los $ 380 del salario mínimo.

Bachelet anunció entonces una propuesta para aumentar hasta el 15% la cotización en las AFP, pero “con cargo exclusivo al empleador”. Es decir, que los empleadores asumirán ese 5% de manera gradual. Esta alza se complementará en 10 años y permitirá crear un pilar de ahorro colectivo solidario.

Esto apunta a las personas que si bien llevan años trabajando, muchas veces lo hacen sin contrato y sin cotizar en una AFP. Incluso, muchos cargos públicos del Estado son “a contrata” y no incluyen la cotización automática en el sistema privado de fondos de pensiones. “Este aumento en la cotización nos permitirá crear un pilar de ahorro colectivo solidario. Una parte permitirá aumentar las actuales pensiones y otra será destinada a que haya  equidad en las pensiones futuras”.

Pero hubo más anuncios. La presidenta chilena también señaló que habrá una devolución de las comisiones de las AFP.  “Las pérdidas de fondos de los trabajadores no pueden ser un negocio para nadie”. Así, dijo la mandataria, en los períodos que los fondos de un afiliado tengan rentabilidad negativa, las AFP deberán devolver en su cuenta las comisiones cobradas durante ese tiempo.

Al mismo tiempo, Bachelet reiteró su idea de avanzar en la creación de una AFP estatal, para que esta “sea una alternativa para los que quieran y que acoja a los trabajadores que hoy carecen de cobertura previsional”.

Aseguró que habrá cambios en los parámetros de cálculos de las pensiones. De esta manera está la idea de unificar las tablas de mortalidad entre hombres y mujeres.

Con estos anuncios, el Gobierno chileno se hace cargo de una de las principales demandas de la ciudadanía: un cambio a un sistema privado de pensiones que se considera que no entrega jubilaciones dignas ni suficientes para tener una buena jubilación.

Actualmente, los hombres se jubilan a los 65 años y las mujeres chilenas a los 60. La Fundación Sol calcula que el 90% de los chilenos que cotiza en las AFP recibe pensiones inferiores a $ 230. Y eso es lo que se pretende cambiar.

Las AFP son el gran grupo de poder

Lo que más indigna a los manifestantes es que el actual sistema acumula ganancias millonarias y que las AFP se constituyen en uno de los principales grupos de poder. El sistema fue creado en la dictadura por el entonces ministro del Trabajo, José Piñera (1978-1980), hermano del expresidente de centroderecha Sebastián Piñera.

Los defensores del sistema estiman que las AFP le dieron un importante impulso a la alicaída economía local en la década del 80. Pero del sistema actual quedaron fuera los militares y otros uniformados, que por su rol social se jubilan antes y con pensiones más altas que el promedio del resto de los chilenos. (I)

DATOS

Bachelet también anunció en su discurso que usan una sola tabla de mortalidad, terminando con las discriminaciones que afectan las pensiones de las mujeres.

La legislación que regulariza los otros sistemas de pensiones será revisada para evitar distorsiones. También se cambian parámetros que se utilizan para estimar las pensiones y asegurar que el sistema no solo sea justo, sino sustentable.

Las comisiones se modificarán para evitar las denominadas comisiones ocultas o las comisiones de intermediación, que quitan recursos de las cuentas de los afiliados sin justificación real.

En 2014 la mandataria chilena convocó una ‘Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones’ que el pasado septiembre entregó el informe final. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: