La Corte chilena reconoce omisiones en dictadura

07 de septiembre de 2013 - 00:00

Santiago de Chile.- El pleno de la Corte Suprema de Chile realizó ayer un inédito reconocimiento de sus omisiones durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), cuando no acogió miles de recursos de amparo, aunque se abstuvo de pedir perdón a las víctimas.         

“Hemos llegado a la convicción de que no cabe otra actitud que no sea explicitar el reconocimiento de las graves acciones y omisiones que en ese entonces se incurrió”, dijo el presidente del máximo tribunal de Chile, Rubén Ballesteros, en una declaración pública, al final de una reunión plenaria de jueces. “A la hora presente y con la mesura y la altura de mira de hoy, claramente corresponde decir que constituyó una dejación de sus funciones jurisdiccionales”, agregó Ballesteros.

La declaración surge en los días previos a la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado que derrocó al gobierno del socialista Salvador Allende e instaló la dictadura de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, que dio paso a una cruda represión de opositores, que se saldó con más de 3.200 muertos y 38.000 torturados.            

El inédito reconocimiento surge también tras la declaración de la asociación de jueces del Poder Judicial, que pidió perdón por la actuación de la justicia chilena en esa época cuando no se protegió “a las víctimas del abuso estatal”.        

Más de 5.000 recursos de amparo, en favor de víctimas de la dictadura de Pinochet, por desapariciones o detenciones ilegales, fueron rechazos durante el régimen militar por los tribunales chilenos, que argumentaron no contar con la información  para darles curso.   

El máximo tribunal del país, sin embargo, se abstuvo de pedir explícitamente perdón a las víctimas y sus familiares por sus omisiones de esa época.  

El expresidente del tribunal, Milton Juica explicó a periodistas que el eventual pedido de perdón se analizó pero que se acordó que esto es algo que se debe hacer de forma “personal”.  

El Poder Judicial chileno no fue intervenido por la dictadura de Pinochet, que sí cerró el Congreso y censuró a los medios de prensa.  

Al respecto, el expresidente chileno, Ricardo Lagos, consideró que no está de acuerdo con quienes creen que la oposición de izquierda debe pedir perdón por su contribución a la agitación social y política que originó el golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende.

“En estos tiempos en que algunos miran atrás y sienten que deben decir algo, yo quiero decir que no estoy de acuerdo con aquellos que creen que a partir de lo que hizo Salvador Allende hay que pedir excusas. ¡No señor!”, dijo el exgobernante socialista (2000-2006) en un seminario dedicado a la figura de Allende con motivo de los 40 años del golpe.

Lagos sostuvo que el día del golpe que encabezó el general Augusto Pinochet, en Chile “existía un Parlamento que cumplía sus funciones” y unos tribunales de Justicia que “hacían la tareas”.

En tanto, el principal gremio de los periodistas de Chile señaló ayer que parte de la prensa fue “cómplice de las violaciones a los derechos humanos” durante la dictadura de Augusto Pinochet e instó a algunas empresas periodísticas a asumir su responsabilidad.

El jueves, unos 214 personas fueron detenidas y 34 policías sufrieron heridas durante los incidentes que se registraron al término de la manifestación estudiantil en la que exigían una educación pública y gratuita que termine con el sistema neoliberal que estableció Pinochet.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: