Juicio a Donald Trump centra debate en los testigos

21 de enero de 2020 - 00:00
El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, confía en salir absuelto del juicio político en el Senado, donde cuenta con una mayoría republicana.
Foto: Archivo / El Telégrafo

El mandatario de EE.UU. inicia su cuarto y último año de gestión inmerso en un juicio político. Lo acusan de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Noticias relacionadas

Legisladores demócratas clave en el juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejaron la puerta abierta a la posibilidad de llamar a más testigos, si los republicanos del Senado, que controla el proceso de destitución, no lo hacen.

El juicio contra Trump, quien este lunes 20 de enero de 2020 inició su cuarto año de Gobierno, se inauguró formalmente la semana pasada en el Senado y está previsto que esta tarde inicie la sesión para escuchar los argumentos de apertura, en el ala norte del Capitolio, en Washington.

Los demócratas esperan que surjan nuevas evidencias para obligar a los líderes republicanos a considerar la información inexplorada, incluidos detalles recientes aportados por Lev Parnas, socio de Rudy Giuliani, abogado personal de Trump.

Parnas asegura que el mandatario sabía de los esfuerzos de Giuliani para presionar a Ucrania a que hiciera favores políticos.

La mayoría de republicanos del Senado, en línea con su líder, Mitch McConnell, se oponen a buscar el testimonio de Parnas y otras figuras clave que se negaron a cooperar en la investigación inicial de la Cámara. La lista incluye a John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional, quien desde entonces cambió su tono y se ofreció a testificar bajo un citatorio.

Sin embargo, incluso si McConnell evita que aparezcan nuevos testigos, puede haber un escenario en la Cámara de Representantes en el que los demócratas aboguen por testimonios, si son silenciados por el Senado.

“Seríamos negligentes en la Cámara de Representantes si no seguimos este camino hasta su conclusión. Y Parnas se convirtió en una figura importante en esta conspiración criminal para forzar o coaccionar a un Gobierno extranjero, para que ayude a la campaña de reelección de Trump”, dijo el representante Hank Johnson, miembro del Comité Judicial, que redactó los artículos de juicio político.

El representante Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, no llegó a decir que los demócratas convocarían a testigos, pero tampoco lo descartó y prometió que su partido continuará adelante con su investigación “si sentimos que (los senadores republicanos) no dicen la verdad.

La estrategia

El caso se basa en el argumento de que Trump violó la ley, al retener casi $ 400 millones en ayuda militar a Ucrania al presionarla para que iniciara investigaciones a su posible rival electoral, el exvicepresidente Joe Biden.

Las pruebas podrían haber ayudado a Trump políticamente, por lo que los demócratas acusaron al presidente en dos frentes: abuso de poder, para buscar ayuda extranjera en una elección; y obstrucción al Congreso, mientras la Cámara buscaba investigar el asunto.

El abogado penal Alan Dershowitz, miembro del equipo que defiende a Trump, dijo en el programa “State of the Union” de CNN que les dirá a los 100 miembros del Senado que actuarán como jurados para decidir el destino de Trump, que incluso si los hechos como se presentan son ciertos, no son argumentos válidos para condenar a Trump y expulsarlo de su cargo.

Los legisladores decidirán si Trump cometió “crímenes y delitos menores”, el estándar establecido por la Constitución de Estados Unidos para destituir a un presidente de su cargo. Aunque es altamente improbable que el Senado condene al mandatario, ya que se necesitarían 67 votos en contra para expulsarlo de la Casa Blanca.

Los republicanos, que en su mayoría apoyan a Trump, son 53 senadores y los demócratas son 45, mientras que otros dos son independientes, que casi siempre se suman a los demócratas.

Por su parte, Trump está tan seguro de que la mayoría de su Partido Republicano lo respaldará, tanto así que no vio ningún riesgo en viajar a Suiza para el Foro Económico Mundial que inicia este martes 21 de enero de 2020, justo cuando los legisladores se reúnen para el histórico proceso.

Además, lejos de afectar su imagen el juicio sirvió para impulsar la popularidad del mandatario, cuya aprobación subió a una cifra casi histórica antes del inicio del histórico proceso.  

En la encuesta más reciente de Gallup publicada el lunes 20 de enero, el 44% de los estadounidenses dijo que aprueba su gestión, casi un 5% por encima de las calificaciones obtenidas en la encuesta anterior.

La encuesta, realizada del 2 al 15 de enero, destacó que el 46% de los estadounidenses dicen que les gustaría que sus senadores voten para condenar a Trump y destituirlo de su cargo, mientras que el 51% quiere que sus senadores voten en contra de la condena. (I)

Agencias Europa Press, VOA y Anadolu
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP