Indígenas entran en la carrera electoral en Bolivia

- 24 de febrero de 2020 - 00:00
Foto: Tomada de Wordpress

La Nación Yampara presentó dos postulantes independientes para diputados por primera vez en la historia electoral del país.

Las elecciones generales de Bolivia previstas para el 3 de mayo no solo son inéditas por el contexto político en el que se realizarán sino porque representan un hito histórico debido a que por primera vez dos representantes indígenas fueron inscritos como candidatos independientes a diputados, sin formar parte de ningún partido político.  

Ese es el caso de Julia Pachacopa Llacsa que fue presentada como candidata a diputada uninominal y a Tomás Huamani Llaveta como su suplente por la circunscripción 3, del departamento de Chuquisaca.

“Presentamos a nuestros candidatos sin partido político, de acuerdo con la Constitución para que cumplan con las leyes”, señaló Claudio Limachi Valle, el curaca mayor (jefe) de la Nación Yampara, a la que pertenecen los aspirantes.  

Este hecho es considerado inédito pues hasta las elecciones anuladas del 2019, las naciones y pueblos indígenas tenían la posibilidad de postularse a las circunscripciones especiales a través de las organizaciones políticas que entraban en carrera electoral.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, destacó que esta candidatura sienta un precedente para que pueblos indígenas puedan participar y tener representatividad sin necesidad de adscribirse a tiendas políticas.

En total, 65 indígenas se postularon para las denominadas circunscripciones especiales en los comicios.

De acuerdo con las listas presentadas al TSE, seis de las ocho fuerzas políticas en carrera electoral incluyeron a indígenas para los escaños especiales, mientras que Acción Democrática Nacionalista y Libre 21 del expresidente Jorge Quiroga dejó vacías estas casillas.

Sin embargo, los partidos y alianzas políticas no están en la obligación de llenar todos los escaños, entre ellos los especiales, indicó Romero.

Con esta cita electoral, el país aspira a zanjar la crisis política en la que se encuentra inmersa por las “irregularidades” detectadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en los comicios presidenciales del 20 de octubre de 2019.

Las denuncias de fraude activaron una ola de violencia que dejó más de 30 muertos, lo que obligó al expresidente Evo Morales a dimitir y refugiarse en México, el 10 de noviembre.

Tres días después Jeanine Áñez, senadora opositora, se proclamó presidenta interina del país en una sesión del Senado sin quorum y luego convocó a nuevas elecciones generales. Actualmente Morales se encuentra asilado en Argentina.

Evo Morales se queda fuera de la contienda

Aunque lejos de Bolivia y en exilio en Argentina, el expresidente Evo Morales aspiraba a participar en las próximas elecciones generales, ya no para la presidencia del país sino para una curul en el Senado. Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral truncó sus intenciones al rechazar su candidatura al considerar que incumple el requisito de residencia permanente en el país.

Morales aseguró que cuenta con todos los requisitos constitucionales para ser candidato a senador, pero que el gobierno de Jeanine Áñez, al que considera “de facto” intenta proscribirlo. “Que hagan conmigo lo que quieran, pero que no destrocen la democracia, que no destruyan a Bolivia”, señaló. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP