Florence genera inundaciones y cortes de energía en EE.UU.

- 15 de septiembre de 2018 - 00:00
Los miembros del equipo de búsqueda y rescate FEMA de Oakland, California, socorren a las víctimas de un vecindario inundado. La tormenta coincide con la marea alta de los ríos de la zona.
Foto: AFP

650.000 hogares están sin luz en el sureste estadounidense. Solo en Carolina del Norte 550.000 familias no tienen suministro. Hay 150 rescatados, pero no hay víctimas mortales.

El huracán Florence ayer tocó tierra en Estados Unidos, pero la tormenta apenas  comenzó para las Carolinas (Norte y Sur). Aunque su furia de categoría 1 es menor a la esperada, ya que hace dos días fue 4, el peligro radica en las inundaciones y los cortes de energía que durarán hasta la siguiente semana.

El Servicio Meteorológico Nacional estadounidense indicó que casi 5 millones de personas presenciarán al menos 10 pulgadas de lluvia a medida que la lenta tormenta avanza en la zona. 

Cinco estados costeros, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virginia, y la capital federal Washington DC, fueron declarados en emergencia por Florence.

650.000 usuarios sin luz
De acuerdo con el diario The Washington Post, una de las poblaciones que más sufre las consecuencias es Carolina del Norte, donde 450.000 usuarios se quedaron sin suministro eléctrico. Otras 200.000 personas del sureste también sufrieron cortes.

En  la ciudad de New Bern, las autoridades apoyadas por efectivos de la Guardia Nacional rescataron de sus viviendas a 150 personas en bote. Otras 60 más fueron rescatadas de sus coches.

“Si alguien pudiera ayudar... nuestros automóviles están bajo el agua y nuestra casa está inundada hasta el ático”, escribió una usuaria en Twitter llamada Brianna desde New Bern, comunidad situada junto al río Neuse, que sufre los efectos de la marejada ciclónica que coincide con la marea alta.

Otros que se subieron a los tejados de sus casas fueron los vecinos de Belhaven, en el mismo estado sureño, después de que por las lluvias se desbordara el río Pungo y sus aguas sobrepasaron las viviendas.

Estas personas desobedecieron la orden de evacuación obligatoria de los 1,7 millones que habitan en esta zona.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, destacó y agradeció a través de Twitter el “increíble” trabajo de las autoridades y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Hasta el cierre de esta edición no se habían reportado   víctimas mortales.

“Es lento e implacable”
El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, declaró ayer que el estado enfrentaba “una situación extremadamente peligrosa y que empeoraba” a medida que el huracán continuaba su asalto.

“El huracán Florence es poderoso, lento e implacable”, manifestó Cooper en una conferencia de prensa. “Es un bruto no invitado que no quiere irse”.

Cooper detalló que pese a que reciben cientos de llamadas de auxilio, alrededor de 20.000 personas que cumplieron la orden de evacuación están a salvo en los 157 albergues.

El gobernador advirtió que tomará tiempo conocer el impacto final de la tormenta, aunque anunció que probablemente tocará todos los rincones del estado. La llegada de Florence también obligó a cancelar más de 1.300 vuelos.

El récord de la lluvia
Las lluvias romperían el récord de Carolina del Norte de una tormenta tropical (24 pulgadas) ubicada cerca de Wilmington durante el huracán Floyd en 1999, agregó Greg Carbin, jefe de operaciones de pronóstico en el centro nacional de predicción del Servicio Meteorológico.

Incluso hacia el interior de las Carolinas, lejos de la costa, las lluvias totales de más de 6 pulgadas se extenderán desde Raleigh hasta Charlotte y Columbia.

Cerca de 14 millones de personas se encuentran bajo vigilancia de inundaciones repentinas, lo que significa que los niveles de agua podrían aumentar rápidamente en cualquier momento, según The Post.

A medida que el agua se drene de las montañas y las colinas en el fin de semana, los ríos se expandirán más allá de sus márgenes e inundarán las comunidades y granjas circundantes. Las inundaciones por las fuertes lluvias son la segunda causa principal de muertes por las tormentas tropicales y huracanes que tocan tierra en Estados Unidos. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: