Holanda buscará un gobierno proeuropeo y estable con pactos entre liberales y laboristas

14 de septiembre de 2012 00:00

Holanda no ha esperado a pasar la resaca electoral y empezó ayer la primera fase de la formación del gobierno, en la cual se espera que los liberales de derecha, ganadores con 41 escaños, intenten entenderse con los laboristas, que les siguieron con 38 asientos.

El liberal y último primer ministro, Mark Rutte, advirtió que ese proceso “será complicado”, pero incidió en que “como líder del partido más grande” hará lo indecible para que ocurra “lo más rápido posible”.

Rutte, que necesitará formar coalición para gobernar en mayoría, adelantó que para acelerar la formación del Ejecutivo habrá un silencio mediático y solamente se comunicarán decisiones cuando ya sean definitivas.

Mientras que, el segundo gran vencedor de los comicios, el laborista Diederik Samsom, cuya formación política creció en ocho escaños, según los últimos datos disponibles del escrutinio, no dejó claro que las negociaciones con los liberales vayan a ser inminentes.

Según los entendidos, las negociaciones para la formación de un gobierno probablemente sean intensas en los próximos días, pero el proceso podría durar semanas

Contenido externo patrocinado