Hasta Kingsley se llevó premio hindú

13 de marzo de 2011 - 16:35

La superestrella de Bollywood Shah Rukh Khan se convirtió la noche del sábado pasado en el peor actor del año en la India al hacerse con el premio Plátano de Oro, que al igual que los Razzies en EE.UU., premian lo más flojo del cine indio.

A Shah Rukh, que interpretó a un autista en la película Mi nombre es Khan, le acompaña en el podio la actriz Sonam Kapoor, una nueva cara de Bollywood que destacó, para lo malo, en su actuación en la película Aisha.

Con unas 1.000 películas anuales, la India es el país del mundo que más cine realiza, aunque la mayoría de sus productos es de calidad discutible y no evita tomar como referencia a la cinematografía estadounidense.

Paradójicamente, Shah Rukh Khan ganó este año el premio Filmfare, equivalente a los Oscar, por su trabajo como autista en esa película, que busca abordar la situación de los musulmanes en EE.UU. tras el ataque del 11-S.

Mi nombre es Khan también se llevó la banana dorada a la peor película, mientras que Sanjay Leela Bhansali obtuvo el premio al peor director por Guzaarish (Petición), un filme sobre la eutanasia plagado de ritmos latinos, muy de moda últimamente.

Guzaarish también se llevó el Premio Negro por su “chantaje psicológico” y su sentimentalismo.

Los organizadores del evento, que tuvo lugar en la ciudad de Gurgaon -cercana a la capital india- concedieron el premio “Basta ya, por favor”, al famoso director Ram Gopal Varma, con la petición de que se retire del mundo del cine.

Y un nombre bien conocido para el público occidental, el británico Ben Kingsley, se hizo con el premio “¿Te has vuelto loco?”, por haber actuado en la película Teen Patti (Tres cartas).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: