Greenpeace, alarmada por el derrumbe de una de las paredes de la central de Chernóbil

14 de febrero de 2013 00:00

La organización ecologista Greenpeace expresó ayer su preocupación por un derrumbe en la sala de máquinas de la clausurada central nuclear de Chernóbil, escenario en 1986 de la mayor catástrofe en la historia del uso pacífico de la energía del átomo.

Una de las paredes y parte del tejado del sarcófago que cubre el reactor N4 de la central nuclear se han derrumbado, informó el canal Russia Today. El área destruida es de unos 600 metros cuadrados.

Las autoridades explicaron que el accidente se produjo en una sala no operativa de aparatos que antes de la catástrofe nuclear de 1986 servían para controlar el suministro de energía a los reactores de la central. Asimismo, declararon que no se trata de una situación de emergencia.

Contenido externo patrocinado