"La deuda griega infringe los derechos humanos", afirma comité

18 de junio de 2015 12:23

La comisión internacional de expertos que audita la deuda pública griega aseguró que el país heleno no debe pagar la deuda contraída desde 2010 a 2015, porque es fruto de unos acuerdos que infringen los derechos humanos. Así se recoge un los resultados preliminares difundidos el miércoles.

El comité está coordinado por el politólogo belga Éric Toussaint y empezó a trabajar en abril.

"Grecia no solo no puede pagar la deuda, sino que no debe pagarla, porque la deuda proveniente de los acuerdos con la troika infringe directamente los derechos humanos de los griegos", señaló la comisión.

La investigación analizó el periodo comprendido desde la firma del primer rescate con las instituciones, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2010 hasta la actualidad, aunque el objetivo de la comisión es "analizar el crecimiento de la deuda pública griega desde la década de 1980".

El comité considera que Grecia "ha sido y es aún víctima de un ataque premeditado y organizado por el FMI, el BCE y la CE. Esta misión violenta, ilegal e inmoral tiene como objetivo exclusivamente trasladar la deuda privada al sector público".

Los expertos recogieron los testimonios de varias personas, entre las destacan el que fue consejero del presidente de la Comisión Europea, Philippe Legrain, y el exrepresentante griego del Fondo Monetario Internacional, Panayotis Rumeliotis, quienes, según Zoé Konstandopulu, presidenta del Parlamento griego, admitieron que el "plan griego fue dictado para forzar al país a pagar la deuda".

Rumeliotis también habría facilitado un papel en el que se asegura que el organismo era consciente del alto costo social de las medidas exigidas, así como de que contribuirían a incrementar la deuda.

Según Toussaint, la crisis griega fue responsabilidad de los bancos, como ocurrió en Estados Unidos, Irlanda y España, y aseguró que "en el periodo anterior a la crisis el gasto público griego era inferior a la media de los países europeos occidentales".

Apuntó que "menos del 10 % de los fondos de los rescates llegaron a la población griega".

Konstandopulu, además, enfatizó que el Gobierno de Alexis Tsipras "es el primero que no ha colaborado ni participado en la creación y en el aumento de la deuda, por lo que el Parlamento está legitimado para usar todas las herramientas para no pagarla, aún más si pone en peligro los derechos de la gente".

La presidenta de la Cámara también recordó la exigencia de las reparaciones de guerra a Alemania, y argumentó que Grecia fue "generosa" con el país germano respecto al alivio de la deuda en 1953 a pesar de que se habían cometido crímenes contra la humanidad, por lo que reprochó no recibir ahora esa generosidad de vuelta.

En el acto estuvieron presentes el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y ministros y miembros del equipo de Gobierno, así como expertos y activistas internacionales en temas relacionados con la deuda, sobre todo de Argentina, Ecuador y Brasil.

 

Contenido externo patrocinado