Gobierno de El Salvador pacta con EE.UU. recibir a solicitantes de asilo

- 21 de septiembre de 2019 - 08:18
Las autoridades mexicanas interceptaron a 45 migrantes centroamericanos que viajaban dentro de un camión de comida por el estado de Veracruz.
Foto: EFE

La medida supone el último esfuerzo de Washington para frenar la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera sur. El gobierno de Donald Trump ya ha llegado a acuerdos similares con Guatemala y Honduras.

El gobierno estadounidense de Donald Trump llegó a un acuerdo con el ejecutivo salvadoreño de Nayib Bukele para permitir a Estados Unidos rechazar a los solicitantes de asilo en la frontera y enviarlos a El Salvador a pedir refugio.

Es decir, el pacto consiste en que los solicitantes de asilo de Nicaragua, Cuba y otras naciones que pasen por El Salvador en ruta hacia la frontera de EE.UU. sean elegibles para regresar allí como refugiados.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el acuerdo entre los dos gobiernos se registra como parte de una serie de políticas destinadas a crear nuevas capas disuasorias para frenar la afluencia de migrantes a EE.UU.

Trump ya ha llegado a pactos similares con Guatemala y Honduras.

Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés),  junto a la canciller salvadoreña, Alexandra Hill, ofrecieron una rueda de prensa conjunta en Washington para confirmar la noticia.

“El fondo de este acuerdo es el asilo. Busca reconocer el desarrollo que ha hecho El Salvador de su propio sistema de asilo y su compromiso para ampliar esa capacidad”, agregó McAleenan.

Para coordinar este plan, EE.UU. ayudará a construir un sistema de asilo en El Salvador y buscará financiar el esfuerzo a través de las agencias de refugiados de las Naciones Unidas.

No es un “tercer país seguro”
Los funcionarios estadounidenses describen el acuerdo como un “pacto de cooperación de asilo” e insisten en que no equivale a lo que se conoce como un acuerdo de “tercer país seguro”.

El término “tercer país seguro” es estigmatizado en Centroamérica porque es difícil considerar la región del Triángulo Norte (conformado por El Salvador, Honduras y Guatemala) como un refugio seguro, pues los tres países poseen las tasas de homicidios más altas del mundo.

Con este antecedente McAleenan busca en todo el hemisferio acuerdos que apunten a detener el creciente número de refugiados que inundan los tribunales de inmigración de los Estados Unidos con reclamos humanitarios. A pesar de que este pacto se ha logrado con Guatemala y El Salvador, existen otras naciones donde McAleenan ha buscado un pacto y los líderes se han negado, entre ellos Panamá y México.

Bukele, de 38 años, empresario centrista y exalcalde de San Salvador, trata de aprovechar su cooperación para obtener beneficios de Trump.

Estos incluyen inversión adicional en los EE.UU., así como una posible solución para los 200.000 salvadoreños que durante casi 20 años residen con una forma provisional conocida como estado de protección temporal (TPS). (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: