Fukushima retira la polémica estatua de un niño en combinación antirradiactiva

29 de agosto de 2018 07:30

La ciudad japonesa de Fukushima decidió retirar, debido a las críticas, la estatua de un niño vestido con una combinación amarilla de protección contra la radiactividad que, según sus detractores, daña la imagen de la región.

"Me pareció imposible seguir exponiendo una estatua que se suponía que era 'un símbolo de reconstrucción' si los ciudadanos están divididos al respecto", explicó el alcalde de Fukushima, Hiroshi Kohata, en un comunicado en el que pidió disculpas a quienes la obra hubiera "herido sensibilidades", en esta región gravemente afectada por el accidente nuclear de marzo de 2011.

La obra, de 6 metros de alto e inaugurada a principios de agosto, se "retirará lo antes posible". Aún no se ha decidido qué se hará después con ella.

"Sun child", como fue bautizada, representa a un niño que lleva un casco en una mano, ejemplo de que el aire está ahora limpio, y un sol en la otra, símbolo de esperanza. En el torso se ve una pantalla que muestra "000" para subrayar la ausencia de radiaciones.

Varios internautas consideraron que la estatua es "siniestra" y que no contribuye a restablecer la reputación de Fukushima.

La ciudad de Fukushima es la capital de la prefectura de igual nombre, sede de la central nuclear destruida por el tsunami del 11 de marzo de 2011.

La catástrofe nuclear de Fukushima, la peor desde el accidente de Chernóbil (Ucrania) en abril de 1986, provocó la evacuación de miles de habitantes, muchos de los cuales no regresaron jamás a sus hogares.

El autor de la escultura, Kenji Yanobe, había explicado que, con su obra, quiso transmitir un mensaje positivo y en su página web dijo "lamentar" la decisión de retirar la estatua, aunque tampoco quiere que su trabajo sea objeto de polémica. (I)

Contenido externo patrocinado