Francisco toma posesión como obispo de Roma

08 de abril de 2013 00:00

El papa Francisco tomó posesión ayer de la cátedra de obispo de Roma en una abarrotada basílica de San Juan de Letrán, la catedral de la capital italiana, en una ceremonia que estuvo precedida por la dedicatoria a Juan Pablo II de una plaza próxima al templo.

Cuando aún no se ha cumplido un mes de su elección como pontífice, el pasado 13 de marzo, Jorge Mario Bergoglio tomó posesión de la Diócesis romana, de la que es titular en calidad de pontífice, en una ceremonia en la que participaron también el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, y el vicario emérito, Camillo Ruini.

El Papa portó la cruz pastoral de Juan Pablo II, que antes había pertenecido a Pablo VI, y la misma mitra y casulla blancas con sencillas líneas marrones y doradas que usa en todas las ceremonias.

Francisco fue recibido con aplausos por los asistentes y poco después de su entrada en el templo se acercó a un   grupo de discapacitados síquicos y físicos a los que  saludaba, y a veces abrazaba, uno a uno.

La ceremonia en San Juan de Letrán inició con el rito de toma de posesión de la cátedra de Roma, representada por el sillón  de la época del papa León X en la basílica patriarcal, tras lo que le siguió el rito de la obediencia y una misa.

En la ceremonia, el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, pronunció la fórmula tradicional para invitarlo a asumir como obispo de Roma, en la que recordó su papel de pastor del “rebaño de Cristo”. EFE

Contenido externo patrocinado