Diez millones de griegos elegirán a parlamentarios

- 06 de julio de 2019 - 00:00
Manifestantes sostienen una bandera griega y las letras del nombre del país en una protesta en Atenas.
Forbes

La población ya no confía en la izquierda por los severos ajustes y los altos niveles de migración en el país.

El electorado de Grecia acudirá mañana a las urnas para participar en las elecciones parlamentarias anticipadas, seis semanas después de la derrota del primer ministro Alexis Tsipras en las elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en mayo pasado.

Tsipras solicitó la disolución del Parlamento y que se realizaran elecciones anticipadas después de los resultados que obtuvo su partido, Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), en las elecciones europeas, en las cuales quedó en segundo lugar. Perdió ante Nueva Democracia, de centro-derecha.

Cerca de 10 millones de personas están habilitadas para sufragar en las 21.478 urnas distribuidas en el país, para elegir a 300 parlamentarios que cumplirán un período de cuatro años.

De acuerdo con la Constitución, un partido debe tener mínimo el 3% de apoyo a nivel nacional para contar con un lugar en el Parlamento.

Veinte partidos participarán en las elecciones. Las encuestas revelan que Nueva Democracia, liderado por Kyriakos Mitsotakis, las encabeza.

Parece que el partido de Mitsotakis, de 51 años, hijo del exprimer ministro, Konstantinos Mitsotakis, llegará a conformar un gobierno sin necesidad de una coalición.

Por su parte, Tsipras, quien se desempeña como primer ministro desde 2015, se enfrenta a serias dificultades por la situación económica de Grecia, al igual que las problemáticas generadas por el desacuerdo sobre el nombre de la República de Macedonia del Norte.

Al abordar el tema del nombramiento de esta nación, Tsipras recibió elogios de parte de los líderes occidentales, pero se enfrentó a las críticas de los grupos conservadores en su país.

Su partido, Syriza, llegó al poder en 2015, después de que Grecia fue afectado  por las dolorosas reformas y medidas de austeridad económicas, que lo obligaron a buscar más de $ 293.380 millones en fondos de rescate de parte de sus socios de la eurozona y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La deuda y los expertos
En 2010 Grecia entró a los rescates con una deuda pública de $ 338.516 millones y hasta diciembre del año pasado la deuda era de                 $ 394.935 millones. Además, hubo un millón de despidos y recortes durante la crisis.

“La crisis actual es el resultado de los severos ajustes que hubo en el gobierno en materia presupuestaria para lograr el rescate por parte del FMI y el Banco Central Europeo”, explica Raymundo Tenorio, economista y profesor emérito del Tecnológico de Monterrey, al portal reporteindigo.com.

Los griegos tampoco quieren al partido de izquierda porque durante sus cuatro años en el poder, permitió que muchos migrantes llegaran a Grecia.

De acuerdo con los registros del gobierno, a finales del año pasado 72.000 personas se encontraban en situación de refugiados en el país en crisis.

“La población no tiene trabajo y los impuestos aumentan. En este contexto, consideran que el gobierno entrega oportunidades a los migrantes que pueden ser para los ciudadanos”, explica la analista política Rachael Medel López.

Por otra parte, el acuerdo Nueva Macedonia es uno de los últimos conflictos que despertó la indignación de los griegos. A finales de enero, el gobierno firmó el pacto por el cual la República de Macedonia, surgida en 1991 de la antigua Yugoslavia, pasará a llamarse Macedonia del Norte.

Medel López acota que es una cuestión de identidad de los macedonios que no agradó a los griegos, que sienten que se les roba un poco de su historia.

“Syriza y sus partidos aliados negociaron este acuerdo sin consultar a la población”, confirma. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: