Fin a la austeridad y desempleo, las metas del gobierno de Letta

30 de abril de 2013 00:00

Roma, Italia.- El nuevo presidente del Gobierno italiano, Enrico Letta, presentó ayer un ambicioso programa de gobierno, con énfasis en el crecimiento económico, para sacar de la parálisis a la tercera economía de la zona euro, sumergida en una dura recesión.

“La situación económica de Italia es aún grave”, reconoció el moderado Letta al ilustrar las principales líneas de su programa de gobierno ante la Cámara de Diputados. “Es nuestra última oportunidad”, reconoció Letta al enumerar las medidas que adoptará su gobierno de coalición, fruto de una inédita alianza entre las dos mayores fuerzas políticas, de izquierda y de derecha, con históricas divergencias socioeconómicas.

El gobierno de Letta, de 46 años, durante años número dos del Partido Democrático, ayer tenía previsto someterse en medio de las persistentes diferencias entre los partidos nacionales al voto de confianza de los diputados hacia las 18:00 GMT y se espera que sea positivo.

De pasar la prueba en el legislativo, el equipo de Letta deberá enfrentar un creciente desempleo, que en algunas regiones italianas afecta al 40 por ciento de los jóvenes.

Precisamente por todo esto Letta se fijó un plazo de 18 meses para presentar resultados. Para iniciar su lucha anunció la eliminación del doble salario de los ministros que son también parlamentarios. “Reducir la presión fiscal sin endeudarse será el objetivo del gobierno en todos los campos”, aseguró, en el momento  que Italia acumula una colosal deuda de cerca del 127% del Producto Interno Bruto (PIB).

Su régimen dará la prioridad a frenar “la pesadilla del empobrecimiento” de Italia, por lo cual    reducirá los impuestos de los trabajadores con contrato permanentes, con jóvenes y recién contratados, e introducirá un salario mínimo para los más necesitados.

Letta advirtió que una de sus prioridades será luchar contra la austeridad impuesta por la Unión Europea (UE) y fomentar el crecimiento económico y sobre todo combatir el desempleo entre los jóvenes, ya que un tercio de la juventud no trabaja ni estudia. “Será un gobierno europeo y europeísta”, prometió Letta, quien viajará hoy -el primero como ministro- a la sede de la Unión Europea en Bruselas, a la que instó a transformarse en “motor de crecimiento duradero” para los países del viejo continente.

Entre las medidas claves que el nuevo gobierno quiere adoptar figura la eliminación en junio del odiado impuesto a la vivienda, exigido y prometido por Silvio Berlusconi durante su campaña electoral e introducido por el saliente gobierno de Mario Monti, que afecta a cerca del 80% de la población.

El inicio del régimen de Letta, tras dos meses de bloqueo tras las elecciones de fines de febrero, fue ensombrecido el domingo por un tiroteo, frente a la sede del Gobierno en el que resultaron heridos dos agentes, perpetrado por un desempleado desesperado. El acontecimiento fue recordado por Letta como un síntoma del creciente malestar social.

El nuevo ejecutivo cuenta con nueve ministros del Partido Demócrata, principal partido de centroizquierda, cinco del Partido de Silvio Berlusconi, El Pueblo de la Libertad (PDL, derecha), tres centristas y cuatro tecnócratas, ellos en su  mayoría son  desconocidos para la opinión pública.

Las más leídas