Las FF.AA. toman distancia con Gobierno de Ortega

- 14 de mayo de 2018 - 00:00
Manifestantes contra el gobierno de Daniel Ortega armaron barricadas para defenderse de las represiones en el departamento de Masaya, al sur de Nicaragua.
Foto: AFP

El Ejército se solidarizó con las familias de las víctimas y exhortaron al cese de los actos de violencia que ya suman 51 muertos y 400 heridos en menos de un mes.

El gobierno de Daniel Ortega enfrentó el sábado cortes de carreteras y fuertes protestas, mientras el ejército y el episcopado presionan por un diálogo que ponga fin a la crisis que ha dejado 51 muertos en un mes en Nicaragua.

A la espera de que se concreten las conversaciones, el Ejército tomó distancia del Mandatario al anunciar que sus efectivos no reprimirán a los manifestantes antigubernamentales.

“No tenemos por qué reprimir (...) creemos que el diálogo es la solución” para resolver la actual crisis, dijo  el portavoz del Ejército, el coronel Manuel Guevara.

Luego, las fuerzas armadas emitieron un comunicado en el que llamaron a “detener la violencia”, al tiempo que se solidarizaron con las familias de las personas fallecidas en las protestas.

“Somos el pueblo mismo uniformado, trabajando en su propio beneficio y consecuentes con esto hacemos un llamado a detener la violencia y acciones que nos desestabilizan”, exhortó el ejército.

Las protestas se extendieron en al menos ocho departamentos del país, donde en los últimos dos días se registraron enfrentamientos entre manifestantes, policías y fuerzas de choque del gobierno nicaragüense.

Los choques más violentos se produjeron en Masaya (sur), donde la Asociación Nicaragüense de Protección de Derechos Humanos (ANPD) reportó más de 100 heridos.

“Me han comunicado que hay una muerte (en Masaya), que hay varios heridos; invito a todos a buscar cómo parar esta situación que está llevando más dolor” al pueblo, lamentó el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal.

En el barrio indígena de Monimbó de Masaya -antiguo enclave de la lucha sandinista contra la dictadura de los Somoza (1934-1979)- los manifestantes levantaron barricadas. “Condenamos la represión contra el pueblo de Masaya”, declaró el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), que acusó a la policía de “disparar contra la gente”.

Mientras se registraban enfrentamientos, el presidente Ortega exhortó a poner fin a los actos violentos y manifestó que “la paz es el camino y la única puerta a la convivencia”.

“Queremos reiterar el llamado y el compromiso de ponerle fin a la muerte y la destrucción. Que no se siga derramando sangre de hermanos”, señaló en un comunicado leído en televisión.

Vandalismos y cierre de las carreteras
En Chontales (este), más de mil campesinos bloquearon el tráfico, y afectó el paso de los camiones que trasladan alimentos a los mercados de la capital.

En Managua, en el Mercado Oriental, el mayor centro de compras de Nicaragua, los comerciantes construyeron barricadas con adoquines para defenderse de los saqueadores, que el viernes intentaron arrasar con sus negocios y expresaron su rechazo al gobierno.

Estudiantes universitarios también salieron a las calles a protestar este sábado en la capital.

En paralelo, el gobierno denunció la quema de dos alcaldías, una casa del oficialista Partido Sandinista y un camión por parte de “grupos vandálicos”, a los que acusa de tratar de “desestabilizar” el país. Informó, además, que la casa de la diputada nicaragüense ante el Parlamento Centroamericano, Jacaranda Fernández, fue saqueada por delincuentes.

“La gente exige un cambio porque llegó a la convicción de que el régimen (de Ortega) no tiene nada que ofrecer para el futuro del país”, advirtió en su blog el exdiputado de la disidencia sandinista, Enrique Sáenz.

Ortega, un exguerrillero de 72 años, gobernó tras la victoria de la revolución sandinista (1979-90) que puso fin a la dinastía de la familia Somoza. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: