Fallece Alan García tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido

- 17 de abril de 2019 - 16:20
Simpatizantes de la Alianza Popular Revolucionaria Americana reaccionan afuera del hospital Casimiro Ulloa tras conocerse la muerte del expresidente peruano Alan García.
Foto: EFE

 La familia del fallecido expresidente peruano Alan García, quien murió este miércoles 17 de abril del 2019 al dispararse en la cabeza con un arma de fuego cuando iba a ser detenido por el caso Odebrecht, rechazó que se le celebre un funeral con honores de Estado como le correspondía por su atribución de exmandatario.

El secretario personal de García, Ricardo Pinedo, anunció a medios locales que el funeral se celebrará este Viernes Santo a mediodía, después de que sus restos mortales hayan sido velados durante día y medio en la "Casa del Pueblo", la sede del Partido Aprista Peruano (PAP) que lideraba el exmandatario.

"Solamente será velado y enterrado con los honores apristas, que a veces son muchos más que los honores del presidente (Martín) Vizcarra", dijo Pinedo sobre el actual gobernante de Perú, al que hace unos meses García acusó de estar detrás de la investigación, la misma que tildó de persecución.

El secretario de García indicó que la sede del Partido Aprista estará abierta a "a toda persona que quiera rendir honores" al expresidente, que falleció con 69 años.

El Gobierno decretó tres días de duelo nacional y dispuso otorgar las honras fúnebres que correspondan.

La muerte de García la confirmó el presidente Vizcarra, en su cuenta en Twitter, donde expresó su consternación y ofreció sus condolencias a la familia.

El deceso del exmandatario se produjo a las 10:05 locales en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, producto de una hemorragia cerebral masiva por proyectil de arma de fuego y paro cardiorrespiratorio, confirmó el Ministerio de Salud peruano.

Horas antes, la ministra de Salud  Zulema Tomás explicaba que García ingresó al hospital a las 06:45 locales y su estado era "muy grave". Detalló que sufrió tres paros cardiorrespiratorios durante la intervención quirúrgica.

Por su parte, el director del hospital Casimiro Ulloa, Enrique Gutiérrez, confirmó que el diagnóstico era de "impacto de proyectil de arma de fuego, con orificio de entrada y salida en el cráneo".

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieran a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por diez días ordenada por el Poder Judicial.

Intervención policial "siguió protocolos" 

El ministro del Interior, Carlos Morán, aseguró que la diligencia realizada por agentes de la Policía Nacional y la fiscalía en la vivienda del exmandatario estuvo "apegada estrictamente a protocolos establecidos apoyado en una diligencia judicial dictada por un juez en un caso emblemático como es el caso Lava Jato". 

"A las 06:30 de la mañana, el equipo policial dirigido por el fiscal Henry Amenábar de la fiscalía de corrupción de funcionarios se constituyó al domicilio del señor Alan García Pérez. Previa identificación, ingresaron al interior del inmueble y el equipo interviniente comunicó a Alan García Pérez, que se encontraba en la escalera del segundo piso, sobre la ejecución de la medida judicial", manifestó en rueda de prensa Morán.

"El señor Alan García Pérez, indicando de que iba a hacer una llamada telefónica a su abogado, ingresó a su habitación y cerró la puerta tras de él. A los pocos minutos se escuchó el disparo de un arma de fuego y la Policía forzó el ingreso a la habitación y encontró al señor García en posición sentado con una herida en la cabeza", agregó.

Sin embargo congresistas del Partido Aprista Peruano (PAP) culparon a la Fiscalía por la trágica decisión de su líder. Mauricio Mulder declaró a periodistas que esta tragedia es "la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros".

Por su parte, el excanciller Luis Gonzales Posada, también militante del PAP, acusó a la Fiscalía de querer apresar arbitrariamente a políticos sin un debido proceso.

Mientras, el Ministerio Público abrió una investigación por "presuntas infracciones administrativas" contra los fiscales José Domingo Pérez y Henry Amenábar, quienes investigaban a García.

La investigación fiscal interna es "de oficio" y responde a los "cuestionamientos" difundidos en diversos medios de comunicación al accionar del equipo fiscal, en el marco de la orden judicial de "allanamiento de la vivienda y la detención preliminar" de García, señala el documento.

Trascendió que el expresidente tenía permisos y licencias para nueve armas de fuego, entre ellas una escopeta y una carabina, además de pistolas y revólveres, según el registro oficial de la oficina que otorga esas autorizaciones. Su secretario personal puntualizó, sin embargo, que en la vivienda tenía cinco armas. 

Otras detenciones

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Además, del exministro de Transportes y Comunicaciones y de Vivienda y Construcción, Enrique Cornejo, quien horas después se entregó a la Justicia, y de otros cinco exfuncionarios de su segundo gobierno.

La situación legal del exmandatario (1985-1990 y 2006-2011) se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, revelara que Nava y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: