Europa bajo presión tras la tragedia de los migrantes en el Mediterráneo

- 22 de abril de 2015 - 09:50
Activistas de Amnistía Internacional realizan una protesta denominada "No los dejen hundirse". Foto: AFP

Los gobiernos europeos estaban sometidos este miércoles a una creciente presión para evitar nuevas tragedias de migrantes en el mar Mediterráneo, mientras empiezan a conocerse desgarradores detalles sobre quienes perecieron en uno de los peores naufragios en el Mediterráneo.

La crisis que ha abierto este naufragio, que provocó el pasado fin de semana la muerte de 800 personas frente a las costas de Libia, centrará  la cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE) del jueves.

Se sabe ahora que la mayoría de quienes iban en el barco de 20 metros de eslora, estaban encerrados y hacinados en una bodega del navío, en el momento en que éste colisionó con un carguero portugués que había acudido en su ayuda.

Solamente 28 personas sobrevivieron -entre ellas dos miembros de la tripulación, que fueron arrestados- y únicamente se han podido rescatar 24 cuerpos.

Un adolescente bangladesí que sobrevivió explicó que había tres tipos de pasajeros a bordo.

"Los que tenían menos dinero estaban encerrados en la bodega" dijo el muchacho, identificado por su nombre de pila, Abdirizak, al diario Corriere della Sera. "Nosotros estábamos en el nivel medio, y sólo los que pagaron más estaban arriba" en el barco, agregó.

Cuando se produjo la primera colisión, en plena oscuridad, hubo escenas de terror. "Todo el mundo gritaba, empujaba, golpeaba, en un ambiente terrorífico. Podíamos escuchar a los que estaban encerrados en la bodega gritar ¡socorro, socorro!+, contó.

"No sé cómo, pero conseguimos empezar a nadar justo en el momento en que el barco se hundía", a 110 km de las costas libias, relató el adolescente.

Según el testimonio de otro bangladesí, de 17 años,  al diario británico The Daily Telegraph, la mayoría de los migrantes "eran africanos y no sabían nadar".

 El principal responsable

 El capitán del barco que naufragó con centenares de migrantes fue designado por la fiscalía italiana como el principal responsable del drama, uno de los peores ocurridos en el Mediterráneo.

El tunecino Mohamed Alí Malek, de 27 años, comparecerá el viernes ante un juez, junto a otro miembro de la tripulación, el sirio Mahmud Bikhit, de 25, también detenido tras el naufragio.

La Fiscalía acusa al capitán de naufragio involuntario, homicidio múltiple involuntario y de haber favorecido la inmigración clandestina.

Este miércoles, Italia llamó a sus socios de la Unión Europea a combatir juntos a los traficantes de seres humanos en el Mediterráneo, "comerciantes de esclavos del siglo XXI", y propuso intervenir a largo plazo para ayudar a los países al sur de Libia a estabilizarse.

En una declaración en la cámara de diputados, tras un minuto de silencio en memoria de las 800 víctimas de la tragedia, el jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, estimó que "lo que ocurre hoy con la trata de personas" recuerda a la época en que se enviaba a miles de esclavos de África hacia América.

"No es solo una cuestión de seguridad y de terrorismo, sino de dignidad humana", declaró Renzi en la víspera de la cumbre convocada para tomar medidas para luchar contra el tráfico de migrantes en el Mediterráneo.

La UE ya reveló el lunes un plan de acción para hacer frente a este tipo de tragedias.

El plan prevé aumentar los recursos financieros de la operación de vigilancia marítima Tritón e incrementar su cobertura geográfica (actualmente se limita a las aguas territoriales).

Más de 1.750 migrantes perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va de año, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, señaló el martes en Ginebra la Organización Internacional para las migraciones (OIM). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: