Ecuador, 29 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Piñera no logra apaciguar la protesta social en Chile

Cientos de personas participan en una marcha durante un paro convocado por sindicatos en octubre, en Santiago.
Cientos de personas participan en una marcha durante un paro convocado por sindicatos en octubre, en Santiago.
Foto: Archivo / El Telégrafo
05 de febrero de 2020 - 00:00 - Redacción y Agencia DW

El estallido social abrió hace más de tres meses una nueva etapa en la historia chilena. La población en general rechaza el orden establecido y pide reformas estructurales que van más allá de una nueva Constitución. Esa es la lectura de analistas que siguen de cerca la situación del país sudamericano.

El gobierno de derecha de Sebastián Piñera buscó apaciguar las demandas de la ciudadanía al proponer una nueva Constitución y reformas al sistema de pensiones (las llamadas AFP, sistema privado), entre otras iniciativas, sin embargo, estas fueron recibidas con algo de escepticismo por la población.

Roberto Méndez, profesor de la Universidad Católica de Chile, en conversación con DW, declaró que “no hay un diagnóstico consensuado de las causas del estallido social, ni de sus soluciones”.

“Se intentó avanzar en esto, el mundo político impulsó una nueva Constitución, pero la violencia continúa en las calles. El Gobierno trató de aumentar el gasto social, mejorar las pensiones y salarios mínimos y eso tampoco tranquilizó a la gente”, agregó el académico.

Lucía Dammert, docente de la Universidad de Santiago de Chile, en diálogo con La Nación, consideró que existe una situación inédita que muestra una crisis más allá de los personalismos.

El diagnóstico de la socióloga es que el eje de la discusión política cambió. “Todo se discutía desde la factibilidad económica. Ahora -explicó- se consideran temas de justicia y equidad; las instituciones están en crisis de legitimidad; el mundo de la política salió de su burbuja y empezó a darse cuenta de que se necesita una renovación”.

Ante todo esto, el presidente Piñera también tiene el desafío de gobernar con un bajo porcentaje de aprobación, 6%, según la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Rossana Castiglioni, académica de la Universidad Diego Portales, señala que el Presidente está en situación débil, pero lo grave es que el rechazo de la clase política es generalizado.

Para Dammert ese 6% de popularidad le dice a Piñera que “debe dejar de gobernar para un sector y escuchar a una mayoría que se expresa a través del estallido social. “Este mensaje no es de un grupo, sino de la sociedad en su conjunto”. (I)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

El Telégrafo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media