Enfermeros mataron por piedad o por perversión, dice abogada

22 de marzo de 2012 00:00

Los enfermeros que confesaron 16 homicidios de pacientes actuaron movidos por la perversión en un caso y por piedad en el otro, según la abogada defensora de uno de ellos, en un sórdido caso que genera alarma a la población y las autoridades sanitarias de Uruguay.

Los motivos de Ariel Acevedo, de 46 años, procesado el domingo con prisión tras confesar 11 homicidios en un CTI (Centro de Tratamiento Intensivo) neuroquirúrgico de la clínica privada Asociación Española, “era que no sufrieran más”, afirmó su abogada defensora, Inés Massiotti, a radio El Espectador.

La abogada -que ha indicado que conoce al imputado desde hace 20 años- relató que su defendido le dijo: “Inés, hace 20 años que trabajo en el CTI y vi morir a miles de personas. ¿Qué me pasó? No lo sé, creo que me creí Dios”. En cambio, sobre Marcelo Pereira, procesado por cinco muertes en el hospital público Maciel, Massiotti aseguró que es "un perverso".

Según la abogada, Pereira habría dicho  durante la audiencia: “Estos viejos de mierda que los baño y a las dos horas se cagan y se mean, se tienen que morir de una vez, están rompiendo mucho las pelotas (molestando)”

Contenido externo patrocinado