En cinco años hubo 291 tiroteos en las escuelas de EE.UU.

- 17 de febrero de 2018 - 11:50
Una mujer coloca flores en un sitio conmemorativo que honra a las víctimas del tiroteo en Parkland, Florida.
Foto: AFP

En Parkland (Florida) se vela a las 17 víctimas de la masacre del instituto Stoneman Douglas. El FBI fue alertado de las amenazas del autor, que está detenido.

Una vez más en Estados Unidos, familiares y allegados lloran a las víctimas de una matanza a tiros. En Parkland, Florida, miles de personas se reunieron para honrar el recuerdo de las 17 víctimas mortales de la matanza perpetrada el miércoles por Nikolas Cruz en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de la localidad.

El suceso trajo a la memoria la masacre ocurrida en la escuela de Columbine el 20 de abril de 1999 por dos adolescentes que asesinaron a 13 personas, hirieron a 24 personas y después se suicidaron. Esta matanza quedará en la memoria por lo maquiavélico del plan de sus autores.

Según la fundación ‘Everytown’, desde 2013 se registraron 291 tiroteos en colegios estadounidenses y en lo que va de 2018 son 30 los incidentes de este tipo.

Ayer, en la atmósfera de dolor flotaban preguntas como: ¿Qué pasa para que en la nación con las mejores universidades del mundo se produzcan asesinatos masivos a tiros en sus escuelas?

Los jóvenes, perpetradores y víctimas, proyectaron su protagonismo en las redes sociales. Enviaron in situ las primeras fotos del suceso, pero después lanzaron el interrogante a los adultos que, teóricamente, son responsables de su seguridad.

¿Por qué se produjo esta masacre? El FBI fue alertado de las amenazas expresadas por Nikolas Cruz. “Voy a ser un profesional de las matanzas en escuelas”, firmó un mensaje en redes sociales. Pero el joven pudo adquirir legalmente un AR-15, fusil mortífero y, al parecer, preferido por los autores de estos tiroteos masivos.

“Es ilógica la ley de que un menor de edad no puede tomarse un trago pero sí puede comprarse un arma”, opina Mavy Rubiano, madre de una sobreviviente del tiroteo.

Un asesino profesional
Sus antiguos condiscípulos señalaron a Cruz como taciturno y marginal. “Es un ser humano roto”, dijo Melissa McNeill, su abogada de oficio asignada. “Está triste, compungido, tiene remordimientos”, añadió. Pero Cruz confesó su autoría en el momento de su detención.

El joven de ascendencia hispana llegó al lugar de los hechos en un coche de Uber, vestido con los colores de la institución para no levantar sospechas, y bien pertrechado. Botes de humo, máscara antigás, el fusil AR-15 y cargadores repletos que vació fuera y dentro del instituto. Luego se confundió con la multitud que evacuaban el centro y le dio tiempo a pasar por un restaurante de la cadena Subway y un McDonald, tras lo cual fue detenido.

Es el comportamiento de un joven que se autodefinió en su perfil de redes sociales como “un tirador escolar profesional”. Se fotografió con armas de fuego y cuchillos, por los que sentía predilección, según sus excompañeros. Huérfano de padre y madre, Cruz fue expulsado por incorregible indisciplina y violencia. (I)


Presidente se reunirá con familiares de las víctimas
El presidente estadounidense, Donald Trump, viajó la tarde de ayer a Florida para reunirse con los familiares de las víctimas del tiroteo de Parkland.

“Estaré saliendo para Florida hoy (ayer) para reunirme con algunas de las personas más valientes sobre la Tierra - pero cuyas vidas han sido totalmente destrozadas”, anunció Trump en Twitter.

El jueves, un día después de la masacre, el presidente emitió un pronunciamiento en el que comprometió esfuerzos de su gobierno para abordar la “difícil cuestión” de la salud mental, pero no hizo referencia a la legislación que permite el acceso  a las armas de fuego.

El gobernante accedió a dar el discurso a regañadientes, ante la insistencia de sus asesores.  

La mañana después del tiroteo emitió una proclamación simbólica y ordenó que las banderas se enarbolaran a media asta en edificios del gobierno y embajadas de Estados Unidos en el extranjero. Pero el miércoles, tras la difusión del balance de muertos, la ausencia de Trump fue evidente. En situaciones similares, otros presidentes aparecieron rápidamente a dar mensajes de consuelo o de unión.

La aparición de un Barack Obama en lágrimas después de que 20 niños fueron asesinados en la escuela primaria de Sandy Hook en 2012 fue un momento elemental de su presidencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: