Una de las dificultades por superar es el levantamiento del embargo sobre la isla

“Eliminar el bloqueo es esencial”

Una de las dificultades por superar es el levantamiento del embargo sobre la isla
21 de julio de 2015 00:00

Washington/La Habana.-

Christina llevó hasta las puertas de la nueva embajada cubana en Washington a su “cubanito”, de 2 meses, para que sea testigo de un momento histórico. A su lado estaba Eliseo, quien apoyado en un bastón y a sus casi 90 años, esperaba ver por primera vez desde que emigró a Estados Unidos la bandera cubana ondear como símbolo de reconciliación. Tres generaciones -la de Christina Miranda, la de su hijo, y la de Eliseo Fernández- observaban con esperanza el paso que restableció ayer las relaciones entre Cuba y EE.UU. con la apertura de la embajada en suelo norteamericano, que en 1977 fue reducida a la ‘Sección de Intereses’.

Antes del mediodía, el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, y la secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para Latinoamérica, Roberta Jacobson, asistieron a la ceremonia.

La bandera izada en la flamante embajada cubana es la misma que fue arriada hace 54 años cuando los países rompieron relaciones y, desde entonces, ha sido conservada por una “familia de libertadores” en Florida y luego en un museo “anticipando que este día iba a llegar”, destacó Rodríguez.

Precisamente hace 54 años, en 1961, cuando la embajada fue cerrada y la bandera guardada, el presidente estadounidense Barack Obama nacía. “Hemos llegado aquí gracias a la conducción suprema del líder Fidel Castro Ruz”, destacó el ministro cubano en un discurso tras la reapertura de la embajada, en la que también destacó la “resistencia” del pueblo de la isla, así como al “apoyo solidario” de quienes, principalmente desde América Latina, han defendido la necesidad de que Washington y La Habana rompiesen el hielo.

Rodríguez, el primer canciller cubano que visita Washington desde 1959, trasladó a los más de 500 asistentes al acto el “firme compromiso” de su gobierno de avanzar en las relaciones entre los dos países, aunque “sin menoscabo alguno” de la independencia del pueblo cubano y “su lucha centenaria por la plena autodeterminación”.

EE.UU. promete ser buen vecino

Luego del restablecimiento de las relaciones, para los analistas consultados por agencias internacionales el siguiente paso sería el levantamiento del embargo comercial sobre Cuba. Luego vendría la salida de EE.UU. de la base de Guantánamo y el cierre de la cárcel en ese lugar.

El responsable de la diplomacia cubana ratificó estas peticiones a su similar John Kerry, quien dejó claro que la base militar “no forma parte de las discusiones”.

“Hoy se abre la oportunidad de refundar unas relaciones bilaterales nuevas y distintas frente a todo lo anterior.

Para ello, el Gobierno cubano compromete toda su voluntad y pide la devolución de Guantánamo, el fin del bloqueo y el respeto de la soberanía de Cuba”, recalcó Rodríguez.

“Solo la eliminación del bloqueo financiero que tanto daño ocasiona a nuestro pueblo, la devolución del territorio ocupado por Guantánamo y el reconocimiento de la soberanía cubana darán sentido al hecho que estamos viviendo hoy”, explicó.

Después de la ceremonia de reapertura de la embajada, Rodríguez se reunió con Kerry durante más de una hora. En la conferencia, ambos admitieron las dificultades que deberán superar para alcanzar una normalización completa de las relaciones bilaterales.

“Estamos decididos a vivir como buenos vecinos sobre la base del respeto mutuo y queremos que todos nuestros ciudadanos en Estados Unidos y Cuba miren hacia el futuro con esperanza”, dijo Kerry en español durante la comparecencia, en la que abogó por “reparar lo dañado” y “abrir lo que durante tiempo ha estado cerrado”.

Para el jefe de la diplomacia norteamericana, el restablecimiento de las relaciones bilaterales demuestra que “la guerra fría terminó”. Eso sí advirtió que el proceso de normalización de relaciones será lento y complejo, “en el camino habrá tropiezos y momentos de frustración. Será necesario tener paciencia”.

Entre las dificultades fundamentales que los 2 países deberán superar se encuentran el levantamiento del embargo estadounidense a Cuba, que dura medio siglo, y la devolución del territorio donde se halla la base naval de Guantánamo. Kerry respondió que el presidente Obama ya formuló diversos llamados al Congreso estadounidense para que levante el embargo a Cuba.

En La Habana no hubo ningún acto formal de reapertura y la bandera de Estados Unidos no ondeará en la embajada del país hasta que Kerry visite el 14 de agosto la isla. Por el momento tampoco habrá embajador: Jeffrey DeLaurentis, hasta ahora director de la Sección de Intereses en La Habana, será ascendido a jefe de negocios, al igual que el hasta ahora jefe de la legación cubana en Washington, José Ramón Cabañas.

La normalización de relaciones concluye tras décadas de conversaciones secretas, muchas de ellas se efectuaron en Canadá y en algunas contaron con el apoyo del Papa Francisco. Desde el anuncio del restablecimiento diplomático, anunciado en diciembre, varios aspectos han cambiado en Cuba y EE.UU. como las reglas para viajar que han sido suavizadas y la facilidad para enviar remesas entre ambos países.

Además en mayo, EE.UU. retiró a La Habana de su lista de países patrocinadores del terrorismo y el gobierno de la isla ha acordado dar apertura diplomática a los funcionarios estadounidenses. (I)

DATOS

El 17 diciembre de 2014, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sorprenden al mundo al anunciar que restablecerán relaciones diplomáticas después de medio siglo, tras conversaciones secretas con apoyo del Vaticano y Canadá.

Tras tres rondas de reuniones con delegaciones de ambos países, el 11 de abril los presidentes Barack Obama y Raúl Castro se reúnen en Panamá, en el marco de la Cumbre de las Américas, en la primera cita entre mandatarios de los dos países tras la revolución de 1959. Ambos gobernantes acordaron dar los pasos necesarios para normalizar las relaciones diplomáticas.

Ecuador saluda restablecimiento de las relaciones

La presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Gabriela Rivadeneira, celebró ayer el restablecimiento de los nexos diplomáticos entre Cuba y Estados Unidos y la reapertura de sus embajadas.

Rivadeneira consideró ese hecho un paso más por la justicia histórica en Nuestra América, según su cuenta en Twitter.

Mandatarios y diversas personalidades también manifestaron su satisfacción por este histórico acontecimiento.  

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue uno de los primeros mandatarios en expresar su emoción a través de su cuenta en Twitter por lo que calificó como “un hecho sin precedente para el valiente pueblo cubano”.

También el Gobierno argentino, que saludó “con satisfacción” el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, hizo votos para que traiga el fin del “injusto e ilegal” embargo estadounidense.

El Gobierno de Chile, que celebró hoy la reapertura de las embajadas en Washington y La Habana, consideró que es “el paso final para terminar definitivamente con la guerra fría”, según lo describió el canciller Heraldo Muñoz, en una entrevista con una radio.

La televisión rusa destacó ayer la ceremonia de apertura e izado de la bandera de la embajada cubana en Washington y recordó la existencia, pese a ese gesto formal, de un fuerte bloqueo estadounidense contra la isla. (I)

Te recomendamos

Las más leídas