El NY Times critica distorsiones sobre campaña contra EI

17 de septiembre de 2015 11:49

Un editorial del diario The New York Times calificó hoy de muy alarmante el hecho de que altos jefes militares norteamericanos distorsionen la realidad sobre la campaña contra el Estado Islámico (EI) en Iraq y Siria.

Durante las guerras en Iraq y Afganistán, el mando castrense a veces proporcionaba reportes contradictorios, sus aseveraciones sobre el progreso de las tropas en el terreno discordaban de las conclusiones de los servicios de inteligencia y los reportes de los periodistas que cubrían las acciones, añade el Times.

El texto añade que el Comando Central (Centcom), entidad del Pentágono que supervisa la campaña aérea, publica periódicamente vídeos en blanco y negro que muestran la destrucción de edificios y otros objetivos de los fundamentalistas por los bombardeos.

Sin embargo, sus informes ocultan elementos básicos como el número de civiles muertos en ataques aéreos, las fortalezas del EI y el impacto de la estrategia de la coalición internacional en la radicalización del sentimiento antinorteamericano.

Según el periódico neoyorquino, esto hace que resulten alarmantes los intentos de altos jefes militares de alterar las conclusiones de los informes de inteligencia sobre esta guerra, para dar una visión edulcorada a la Casa Blanca y el Congreso, alegaciones que están bajo investigación del Inspector General del Departamento de Defensa.

El jefe del Centcom, general Lloyd Austin, dijo ayer ante el Comité de Servicios Armados del Senado que iba a tomar las medidas apropiadas una vez que concluya la pesquisa, y dijo a los legisladores que a pesar de algunos contratiempos, la campaña militar avanza.

Según el Times, las respuestas sorprendentes de Austin la víspera a las preguntas de los senadores no ofrecieron ninguna razón para creer su aseveración de que existe determinado nivel de éxito en la contienda.

En dicha audiencia senatorial, el legislador republicano John McCain aseveró que las valoraciones positivas del mando militar acerca de la lucha contra los fundamentalistas en Siria e Iraq están divorciadas de la realidad y las calificó de un fracaso miserable para Washington, en particular la situación en Siria.

Estados Unidos comenzó los ataques aéreos en Iraq el 8 de agosto de 2014 y los extendió a suelo sirio el 23 de septiembre sin la anuencia de las autoridades de Damasco.

Los críticos de la estrategia de Obama aseguran que los bombardeos por sí solos, sin la participación significativa de unidades de infantería, resultan insuficientes para debilitar al EI. (I)

Contenido externo patrocinado