El Estado Islámico reivindica atentado que dejó al menos 80 muertos en Kabul

- 23 de julio de 2016 - 09:27
El ataque ocurrió cuando chiitas realizaban una marcha.
Foto: AFP

El autodenominado grupo Estado Islámico (EI) reivindicó este sábado uno de sus atentados más sangrientos cometidos en Kabul, matando a al menos 80 personas durante una manifestación pacífica de la minoría chiita hazara.

"80 personas murieron como mártires y 231 resultaron heridas", indicó en un comunicado el Ministerio del Interior afgano.

A través de su agencia de prensa Amaq, la organización yihadista afirmó que "dos combatientes del EI detonaron sus cinturones explosivos en una concentración chiita en el barrio Dehmazang" de la capital.

Según los servicios de inteligencia afganos, el NDS, "tres asaltantes participaron en el ataque", pero "solo uno tuvo éxito", lo que deja entrever que el balance de víctimas podría haber sido mayor.

"El primero detonó sus explosivos, el segundo lo consiguió parcialmente, pero la explosión lo mató, y los agentes del NDS mataron al tercero", precisó esta fuente.

El Ministerio del Interior había indicado inicialmente que el ataque había sido cometido "probablemente por un kamikaze que iba a pie" en medio de la multitud. Pero el presidente Ashraf Ghani evocó poco más tarde "varias explosiones", sin dar más detalles.

El atentado tuvo lugar al final de la marcha pacífica, en la que participaban miles de manifestantes, en su mayoría de la minoría chiita hazara, desde principios de la mañana.

Se trata del primer atentado desde el 30 de junio en Kabul y del primero de semejante magnitud que reivindica el EI desde su implantación a inicios de 2015 en Afganistán.

La minoría hazara, de unos tres millones de miembros, padeció décadas de persecuciones y miles de ellos fueron exterminados a fines de los años 90 por la red Al Qaida y por los talibanes, en su gran mayoría pastunes sunitas, que gobernaban el país.

La seguridad en Afganistán se degradó gravemente en los últimos meses, tras la partida del grueso de las tropas extranjeras. Ese empeoramiento de la situación obligó a Estados Unidos a cambiar de planes, para mantener a 8.400 soldados en el país, en lugar de los 5.500 inicialmente previstos.

El atentado del 30 de junio, contra un convoy de reclutas de la policía, dejó una treintena de muertos y cerca de 80 heridos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP