Ecuador, 29 de Septiembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

El 60% de los centroafricanos vive bajo umbral de la pobreza

El 60% de los centroafricanos vive bajo umbral de la pobreza
27 de marzo de 2013 - 00:00

Bangui.- La ayuda humanitaria es “más necesaria que nunca” en la República Centroafricana, donde unos 600.000 niños han sido afectados en los últimos tres meses por  la rebelión de grupos armados que el domingo derrocaron al presidente François Bozizé.

La organización Acción Contra el Hambre (ACH), en un comunicado, indica que los últimos enfrentamientos han sumido al país “en el miedo” y, en estos momentos, Bangui, la capital, se ve amenazada por “el caos y los saqueos”, lo que podría provocar la suspensión de las estructuras de salud pública. “Aquí, un tercio de sus habitantes viven en la pobreza y el número de niños desnutridos es importante”, indicó la ONG. En 2012, más de 5.700 personas recibieron tratamiento médico o fueron hospitalizadas a través de los programas apoyados por la ACH.

En un país en el que el 60% de sus 4,4 millones de habitantes vive por debajo del umbral de la pobreza y la esperanza de vida no supera los 50 años, esta nueva crisis podría debilitar más la situación de sus ciudadanos, afirma la ACH.

La ONG añade que la inestabilidad sociopolítica ha debilitado de manera significativa los medios de vida de los centroafricanos y su capacidad para hacer frente a nuevas crisis. Un ejemplo, según la ACH, es lo que ocurre en el distrito de Kemo (centro), donde tras los enfrentamientos iniciados el pasado diciembre hay un 25% de déficit de alimentos.

La portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), Marixie Mercado, mostró su preocupación por la dificultad que hay para tener  acceso a la ayuda humanitaria, ya que el bloqueo de carreteras, la presencia de grupos armados y un potencial riesgo de saqueo y ataques, no permite que se desarrollen las actividades de distribución masiva de ayuda humanitaria.

Mercado informa que unos 600.000 niños son afectados por el conflicto, de quienes  166.000 no han tenido acceso a las escuelas -cerradas, ocupadas por grupos armados o sin profesores- mientras que unos 13.500 menores sufren de malnutrición.

La funcionaria indica que la Unicef recibió informes que aseguran que tanto los grupos rebeldes como las milicias progubernamentales han reclutado a niños y se estima que unos 2.500 están ligados a grupos armados.

Antes del estallido de la crisis, las agencias humanitarias pidieron donaciones por 100 millones de euros (unos $ 142 millones) para la asistencia de emergencia en 2013, pero hasta la fecha solo se ha recibido el 1%, expresa Mercado.

La coalición Seleka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, se alzó en armas, en el norte del país, en diciembre pasado al considerar que Bozizé no había respetado los acuerdos de paz firmados en 2007.

El líder de la rebelión centroafricana, Michel Djotodia, que tomó el poder, anunció ayer que suspenderá la Constitución y que legislará por decreto para dirigir la transición del país. El Consejo de Seguridad de la ONU y la Unión Africana condenaron el golpe de Estado.

Contenido externo patrocinado