El 11-S chileno

- 11 de septiembre de 2020 - 07:30
Archivo/Internet

El 11 de septiembre fue una fecha muy importante en Chile por el golpe de estado orquestado contra el presidente Salvador Allende.

Aventura socialista

Entre los años 1970-1973, Chile vivió un régimen socialista caracterizado por la división política y social, a lo que se sumaba la crisis económica, la nacionalización del cobre, la escasez de alimentos; y, lo más peligroso: armas en manos de grupos políticos adeptos al Gobierno. En el centro de todo este panorama estuvo el presidente Salvador Allende Gossens, médico y político de corte marxista radical y líder del partido Unidad Popular.

Eran tiempos de la Guerra Fría, claro está. Pues se veía que Richard Nixon, presidente de los Estados Unidos y Henry Kissinger, consejero de seguridad nacional, maquinaban a toda costa evitar que Allende gane las elecciones, de no ser así, derrocarlo, atribuyendo que “el gran problema hoy en día es Chile”. 

El conflicto en territorio chileno se fue agudizando por las largas filas para la compra de alimentos, los pleitos políticos intrafamiliares y un descontento generalizado en aquella población que no militaba con la corriente socialista. Esto dio paso -entre los meses de junio y julio de 1973- a la conspiración de la Cofradía Náutica del Pacífico Austral, secundada por la oficialidad de la Armada chilena. Las conversaciones secretas estaban lideradas por el almirante José Toribio Merino, comandante de la Armada de Valparaíso y el teniente coronel Patrick Ryan, oficial de la inteligencia naval estadounidense, a quienes se sumaron los generales Óscar Bonilla, Javier Palacios, Sergio Nuño, Sergio Arellano; el almirante Patricio Carvajal y Arturo Yovane, jefe de Carabineros.

El golpe contra el “yugo marxista”

Este golpe de Estado se concretó el 7 de septiembre, en una reunión entre el almirante Merino y el general Arellano, contando con el apoyo de Nixon, obviamente. Allí se decidió la toma del Palacio de la Moneda y demás instituciones gubernamentales el día martes 11 de septiembre: a las 06:00 h. en Valparaíso y las 08:00 h. en Santiago. A las 17:00 h. de aquel día, firmaron la carta de compromiso de participación el general Augusto Pinochet, comandante en jefe del Ejército; y, el general del aire Gustavo Leigh, comandante en jefe de la Fuerza Aérea Chilena. Al tener conocimiento de aquella trama, Allende presentía que sus días en el Gobierno estaban contados, por lo que preparó un acuerdo con el Partido Demócrata Cristiano con el fin de que se lleve a cabo un plebiscito. Pues ya era tarde. El lunes 10, Pinochet y el resto de generales y almirantes revisaron el plan de operaciones y lo expusieron a las tropas en el comando de Peñalolén, con misiones concretas para todos los comandantes de los repartos subordinados.  

Las siete horas de combate y los otros eventos del 11-S chileno, se resume en el siguiente orden cronológico:

 01:00 h. Movimiento de tropas

04:30 h. Corte de los sistemas de comunicación y radios afines al Gobierno en Valparaíso

07:30 h. Ingreso de Allende al Palacio de la Moneda

08:00 h. Proclama del almirante Merino en Valparaíso: “Las Fuerzas Armadas no pueden permanecer impasibles ante el derrumbe de nuestra patria…”

08:10 h. Toma de las gobernaciones, intendencias y oficinas gubernamentales, por los repartos militares en todo el país

08:50 h. Allende se niega a entregar el poder, pese al ofrecimiento de un avión para que abandone el país con su familia

 10:00 h. Anuncio de la cúpula militar: “Si no hay rendición, el Palacio de la Moneda será bombardeado a las 11:00 h.”

11:00 h. Toma del Palacio por las tropas de la Escuela de Suboficiales y el Regimiento Tacna

11:52 h. Aviones Hawker Hunter bombardean el Palacio

13:40h. Allende se suicida con un fusil AK-47, obsequio de Fidel Castro

14:00 h. Rendición definitiva de la seguridad presidencial y del GAP (Grupo de amigos del Presidente)

               El general Palacios encuentra el cuerpo de allende sin vida y envía el siguiente

               mensaje: “Misión cumplida, Moneda tomada, Presidente muerto”

22:00 h. Pinochet toma juramento como Presidente y se impone el estado de sitio   

 Con los militares en el poder, se cerraron algunas instituciones del Estado, entre éstas el Congreso y la Central Única de Trabajadores. Además, se aplicó -al pie de la letra- la Doctrina de Seguridad Nacional, en cuyo telón de fondo estaban las detenciones, muertes, desapariciones, exilios y torturas contra los militantes de izquierda, dando inicio a un período dictatorial de 16 años y con políticas de libre mercado. Luego del 11-S chileno, unos celebraron el golpe, otros lo repudiaron. Lo cierto es que el destino de Chile cambió radicalmente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP