Critican que EEUU haya permitido la visita del presidente yemení a Nueva York

02 de febrero de 2012 18:04

La Coalición Yemení-Americana por el Cambio (YACC) criticó hoy al Gobierno de Estados Unidos por haber permitido la visita al país del presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, bajo inmunidad diplomática y para recibir tratamiento médico.

"Queremos hacer un llamamiento al presidente (de EE.UU., Barack) Obama para que adopte una política que respete la dignidad de millones de yemeníes que han luchado pacíficamente para asegurar sus derechos fundamentales durante el pasado año", dijo el portavoz de YACC, Ibraham Qatabi, en una conferencia de prensa en Nueva York.

Saleh llegó a Estados Unidos el pasado 28 de enero para ser tratado de las heridas sufridas durante un intento de asesinato el pasado año y de las que ya fue atendido en Arabia Saudí.

El político yemení, de 69 años y que llevaba 33 años al frente del país, ha señalado en varias ocasiones que tiene intención de volver a Yemen para el 21 de febrero.

La comunidad yemení congregada en el acto apoyó la revolución pacífica acontecida en este país y expresó su "decepción" con el Gobierno de Obama, que consideraron que "ha despreciado los gritos de los manifestantes y, en cambio, ha elegido posicionarse del lado del dictador".

Desde YACC recordaron que "Saleh y sus partidarios han asesinado, secuestrado y torturado a incontables yemeníes, la mayoría de los cuales sólo demandaban derechos políticos y civiles de forma pacífica".

"Como estadounidenses estamos en desacuerdo con que nuestros impuestos se hayan utilizado para suministrar armamento dirigido contra los manifestantes y que ahora se está empleando para proteger a Saleh en Nueva York", afirmó el colectivo en un comunicado.

En noviembre de 2011, Saleh, que lleva 33 años presidiendo el país, firmó una disposición del Consejo de Cooperación del Golfo que le otorgaba plena inmunidad y que, por tanto, "le absolvía de los crímenes cometidos contra el pueblo yemení", lo que, según YACC, "nunca representó la voluntad de los miembros de la revolución, que fueron excluidos de las negociaciones".

El próximo 21 de febrero se celebrarán elecciones en Yemen, pero, YACC señaló que "sólo es candidato un hombre, Abdo Rabo Mansour Hadi, un militar que ha servido a Saleh como vicepresidente desde 1994", una disposición "aceptada únicamente para detener el derramamiento de sangre".

"Pero esto es una vergüenza para un Yemen democrático. No es una elección, sino una selección que permitirá al régimen de Saleh perpetuar su dominio y represión", apostillaron.

La organización pidió que la inmunidad garantizada por Estados Unidos sea revocada, Saleh llevado a juicio y que las próximas elecciones sean "justas y transparentes, con más de un candidato, para que los yemeníes se hallen plenamente representados".

Contenido externo patrocinado