Estudiante que atacó una escuela de Crimea mató a 20 personas

El autor de la masacre es un alumno, de 18 años, que se suicidó después del asalto. Las víctimas son niños y empleados. Las autoridades rusas afirman que se trata de un “asesinato de masas” y descartan acto terrorista.
18 de octubre de 2018 07:15

Los investigadores rusos trataban de establecer este jueves 18 de octubre, las motivaciones del autor de la masacre en el instituto técnico de Kerch, en Crimea, un alumno de 18 años que mató a 20 personas antes de suicidarse, una masacre tildada de "Columbine ruso" por la prensa.

Sin versión oficial, las especulaciones sobre la personalidad y el entorno del autor de la matanza, presentado por las autoridades como Vladislav Rosliakov de 18 años, abundaban en la prensa y las redes sociales.

Según el periódico Kommersant, el joven "creció en una familia bastante pobre": su padre, discapacitado, no vivía con su madre que trabaja en una clínica y es miembro de los Testigos de Jehová, una organización considerada como "extremista" y prohibida en Rusia.

“El examen preliminar de los cadáveres indica que las personas murieron por heridas de bala”, precisó el Comité de Investigación, entidad rusa encargada de los grandes crímenes. 

En las imágenes difundidas por las redes sociales y provenientes de las cámaras de videovigilancia, se puede ver a un joven con el pelo corto, vestido con una camiseta blanca y pantalones negros, en una escalera con un rifle en la mano.

El móvil de esta matanza es desconocido. Según Aksionov, el agresor, que se beneficiaba de una beca para sus estudios, nunca se mostró agresivo en el colegio.

El Comité de Investigación en un principio abrió una investigación por “actos terroristas”, pero según se conocieron detalles del ataque lo reclasificaron a “asesinato de masas”.

“No fue un acto terrorista (...) fue un asesinato en masa obra de un solo individuo”, afirmó Aksyonov poco más tarde a Rossiya 24.

Inicialmente, el Comité de Investigación se refirió a “un artefacto explosivo no identificado relleno de objetos metálicos” y “activado en la cantina del Colegio Politécnico de Kerch”.

Un portavoz del Comité antiterrorista ruso, Andréi Prjezdomski, dijo a la cadena de televisión RBK que un “ingenio explosivo” fue encontrado en el colegio.

Potente estallido

“Escuché disparos en el primer piso. Todos nos precipitamos hacia el pasillo, donde la gente corría y gritaba que un hombre con una ametralladora disparaba contra todos”, relató un alumno, quien pidió el anonimato.

“Luego hubo una potente explosión, pero afortunadamente ya me encontraba afuera, vi cómo la onda expansiva rompía las ventanas”, añadió por teléfono, aún muy afectado.

Las primeras imágenes de televisión mostraban a víctimas evacuadas del colegio en ambulancias improvisadas. Eran llevadas “en transportes públicos, en buses, ambulancias. Son niños y empleados”, declaró a una televisión local un hombre cubierto de sangre, que habló de “disparos”.

“Presento mis condolencias a los familiares de las víctimas”, declaró el presidente ruso, Vladimir Putin, en un encuentro con su par egipcio, Abdel Fattah al Sisi, en la localidad rusa de Sochi, a orillas del Mar Negro.

El gobierno de Crimea decretó tres días de luto. (I)

Antecedente
La masacre de Beslán
El ataque de este miércoles 17 de octubre en una escuela secundaria de Crimea trajo a la memoria el ocurrido el 1 de septiembre de 2004 cuando terroristas musulmanes atacaron un colegio dejando un saldo de 334 muertos (186 de ellos niños).

30 terroristas colocaron 1.200 rehenes en el gimnasio y usaron a los niños como escudos humanos.

El operativo ruso
El 3 de septiembre, las tropas de élite del Ejército ruso iniciaron un demencial ataque al colegio, lo que provocó una matanza.

Un rescatista auxilia a una víctima lesionada por la explosión ocurrida en una escuela en la ciudad de Kerch, en la península de Crimea.
Foto: AFP
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado