Corrupción centra octavo y último debate antes de las elecciones en Brasil

- 25 de octubre de 2014 - 11:16
Aecio Neves y Dilma Rouseff se saludan previo al inicio del debate. Foto: AFP

El escándalo de corrupción en Petrobras y la compra de votos de legisladores a nivel federal y estatal centró el viernes el octavo y último debate entre la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su rival Aecio Neves antes de las elecciones de este domingo.

Aunque con momentos tensos, el debate de la TV Globo fue quizás el menos agresivo de esta disputada campaña electoral -no hubo ataques personales- y el que tuvo más definiciones claras sobre temas clave, gracias a un formato que permitía preguntas de brasileños indecisos en la platea.

"Existe una medida para acabar con la corrupción: ¡sacar al PT del poder!", dijo un enérgico Neves en respuesta a la pregunta de una indecisa, mientras sus adeptos aplaudían y parte del equipo de Rousseff abucheaba.

La presidenta, que aventaja a su rival por entre 6 y 8 puntos según los 2 principales sondeos, tuvo que enfrentar preguntas sobre las denuncias de la revista conservadora Veja publicadas el viernes, que la acusan de estar al tanto de millonarios sobreprecios en contratos con la estatal Petrobras, destinados presuntamente a financiar al gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) y a aliados.

Alberto Yousseff, acusado de comandar una gigantesca red de lavado de dinero que incluía los desvíos en Petrobras y preso desde marzo, dijo a la justicia que el expresidente Luiz Ignacio Lula da Silva (2003-2010) y su delfina política Dilma Rousseff "sabían todo", según Veja.

"Iré a la justicia para defenderme [de las acusaciones] y tengo la certeza de que el pueblo brasileño va a mostrar su indignación el domingo votando y derrotando esa propuesta que usted representa y que es un retroceso en Brasil", lanzó Rousseff a Neves.

En otro momento de tensión, Neves presionó a Rousseff para que diera su opinión sobre el juicio del mensalao, el escándalo de compra de votos de legisladores aliados orquestado por el PT en el primer mandato de Lula, que terminó con altos jerarcas del partido en la cárcel. Y le preguntó si considera "un héroe nacional" a José Dirceu, exjefe de gabinete de Lula condenado.

La presidenta retrucó recordando el mensalao mineiro, un escándalo de compra de votos orquestado por el Partido de la Socialdemocracia Brasileña de Neves en el estado de Minas Gerais (sureste), que tiene 10 acusados pero nunca fue juzgado.

Los acusados del mensalao "fueron condenados y fueron a la cárcel. En tanto en el mensalao de su partido no tuvo condenados ni castigados" porque el PSDB siempre "encajona y archiva" las denuncias de corrupción, le dijo Rousseff.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: