Una confrontación marcó inicio de la 44 Cumbre del G7

- 09 de junio de 2018 - 00:00
El presidente estadounidense, Donald Trump (izq.), es recibido por el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau (der.) en la Cumbre del G7 en Le Manoir.
Foto: AFP

Francia, Italia, Alemania y Gran Bretaña, los cuatro países europeos del bloque, acordaron este viernes 8 de junio negar el retorno de Rusia al grupo como propuso Estados Unidos.

La 44 Cumbre del G7 empezó este viernes 8 de junio oficialmente en la localidad canadiense La Malbaie, en medio del pesimismo sobre su resultado dadas las profundas diferencias en comercio y política exterior entre EE.UU. y sus aliados.

A la reunión asisten los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido que tratarán, entre otros temas, la creciente crisis comercial y política surgida entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y sus aliados occidentales.

La reunión se inició con la ceremonial llegada oficial de presidentes y primeros ministros a Le Manoir Richelieu, hotel de lujo situado en la localidad La Malbaie, donde hasta este sábado 9 de junio se desarrollará la cumbre.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y su esposa, Sophie Grégoire Trudeau, recibieron a los líderes de los seis países en los jardines del hotel, situado a orillas del río San Lorenzo, unos 140 kilómetros al noroeste de Quebec.

La mayoría, excepto el presidente estadounidense, Donald Trump, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, acudió a La Malbaie en compañía de sus cónyuges.

El primer artículo en la agenda de la cumbre era un almuerzo de trabajo y que fue seguido por la tradicional foto de familia.

Aunque la agenda establecida por Canadá, anfitrión de la reunión, está centrada en temas de igualdad de género, desarrollo económico más igualitario y la lucha contra la contaminación de plásticos en el océano, entre otros temas. El programa saltó la crisis entre el republicano y sus aliados.

Disputa entre EE.UU. y Europa
Horas antes de su arribo, Trump expresó en Twitter su descontento por tener que viajar a Quebec y atacó las políticas comerciales de Europa y Canadá, que considera son “injustas” para Estados Unidos.

Sus socios occidentales contraatacaron. El presidente francés, Emmanuel Macron, señaló que el G7 no rebajará la declaración final para acomodar la negativa de Trump a tratar los temas del cambio climático y el comercio, y sugirió que el texto final no contará con la firma de Estados Unidos.

El viernes 8 de junio, los representantes de la Unión Europea (UE), el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aclararon que Europa no cederá ante Trump, por lo que anticipan la reunión “más difícil” en años.

La reincorporación de Rusia
Antes de llegar a Canadá, el presidente Trump lanzó otra andanada contra sus socios al solicitar la reincorporación de Rusia al grupo.

Rusia fue expulsada del entonces llamado G8 en 2014 tras la anexión rusa del territorio ucraniano de Crimea.

Como respuesta a esta solicitud de Trump, Francia, Italia, Alemania y Gran Bretaña, los cuatro países europeos del G7, acordaron el viernes 8 de junio negar el retorno de Rusia al grupo, comunicó la presidencia francesa.

Emmanuel Macron, Angela Merkel, Theresa May y Giuseppe Conte, reunidos antes del comienzo de la Cumbre del G7 en Canadá, convinieron en que “la posición europea no es por un retorno de Rusia”, aunque consideraron “la posibilidad de establecer un diálogo”, en una concesión hecha a Roma, informaron los consejeros de Macron.

Conte, que asiste a su primera cumbre del grupo, expresó temprano su apoyo a la idea de Trump de reincorporar a Rusia al grupo del cual fue expulsado en 2014 tras  anexar a Crimea.

El presidente estadounidense tenía previstas solo dos reuniones bilaterales durante la cumbre, la de Macron -que este viernes 8 de junio fue suspendida por un supuesto atraso en el viaje-, y otra con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, programada para la tarde.

La tensión entre Macron y Trump subió horas después de que el presidente francés advirtiera al magnate de que la Cumbre del G7 podría terminar con un acuerdo firmado solo por seis países y sin EE.UU.

“Al presidente estadounidense puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario”, señaló Macron en Twitter, en referencia a Francia, Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido e Italia. (I)

-----------------------------

Donald Trump  invitará a Kim a EE.UU. si todo sale bien

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió este viernes 8 de junio en que está “muy bien preparado” para una cumbre histórica y potencialmente tensa con Kim Jong-un, al tiempo que insinuó la firma de un tratado de paz, incluso una futura visita del líder norcoreano a la Casa Blanca.

Tras dar la bienvenida, en Washington, al primer ministro japonés, Shinzo Abe, Trump trató de calmar las preocupaciones sobre su falta de experiencia diplomática o de política exterior para esta crucial reunión.

“Estoy muy bien preparado. No creo que tenga que prepararme demasiado”, opinó. “Se trata de la actitud, de la voluntad de hacer las cosas”, aseguró.

Trump se reunirá con Kim en Singapur el 12 de junio, en la primera cumbre entre líderes norcoreanos y estadounidenses en ejercicio, centrada en el programa de armas nucleares de Pyongyang.

Abe llegó a Washington con la esperanza de asegurarse de que un frente unido de décadas contra Corea del Norte no desaparezca por los acontecimientos actuales.

Desde los primeros indicios de una posible cumbre entre Trump y Kim, Japón ha repetido que Washington tenga cuidado de no bajar la guardia frente al régimen de Pyongyang.

El primer ministro japonés pudo haberse sentido animado por la insistencia de Trump, durante una conferencia de prensa conjunta en el jardín de la Casa Blanca, de que la cumbre será solo el comienzo de un proceso, así como por su promesa de que planteará el tema de los ciudadanos japoneses secuestrados por el Norte.

Pero el voluble mandatario estadounidense también mostró su interés por convertir el esfuerzo diplomático en un evento que acaparará la atención del mundo.

Trump dijo que estaba dispuesto a considerar la normalización de los vínculos con Corea del Norte y que en Singapur podría firmarse un tratado de paz para formalizar el fin de la guerra de Corea.

“Podríamos firmar un acuerdo y lo estamos viendo”, dijo Trump. “Pero ese es el comienzo. Suena  extraño, pero es probablemente la parte fácil”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: