En Colombia acusan a soldados de violación de niña indígena

25 de junio 10:40

La denuncia de la violación de una niña indígena por un grupo de soldados colombianos provocó el repudio a los agresores, en momentos en que la conducta de miembros del Ejército es cuestionada en diversos frentes tras escándalos por espionaje.

La niña de 13 años -perteneciente al pueblo embera katío- fue supuestamente secuestrada y violada el 22 de junio en el caserío de Santa Cecilia en el departamento de Risaralda (centro) por ocho uniformados del Batallón San Mateo, según los detalles que aparecieron en medios locales.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) fue quien hizo pública la acusación en un comunicado en el que el gobernador del resguardo Gito Dokabu-embera katío, Juan de Dios Queragama, solicitó a las autoridades la entrega de los militares implicados a la justicia indígena.

"Esta no solo ha sido una agresión para nuestra niña y su dignidad como ser humano y como miembro de un pueblo ancestral, ha sido una agresión para todo nuestro pueblo embera katío, y un acto que defrauda la confianza que hemos depositado en ellos como representantes del Estado", expresó Queragama.

Duque pide "contundencia y drasticidad”

Ante la gravedad de la denuncia, el presidente colombiano, Iván Duque, aseguró que su Gobierno va a "enfrentar a los violadores y asesinos de niños en este país con toda la contundencia", y agregó que si toca "inaugurar la cadena perpetua" aprobada la semana pasada en el Congreso con este caso, se hará.

"A mí me duele que se señale a miembros de la fuerza pública de haber cometido una violación de una niña indígena, pero vamos a ir hasta el fondo de las investigaciones. Y si nos toca estrenar con ellos la cadena perpetua, la vamos a estrenar con ellos y con cualquiera que quiera pisotear la dignidad de un niño", enfatizó Duque.

Ante esto, la Fiscalía General anunció que asumirá el caso a fin de iniciar "de manera pronta e imparcial la investigación" sobre "el presunto acceso carnal violento en contra" de la niña.

Por su parte, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dijo que dio instrucciones al Ejército "para tomar medidas correspondientes y colaborar con la Fiscalía en la investigación" porque "los responsables merecen una sanción severa".

Al respecto, el mayor general Luis Mauricio Ospina, comandante de la Quinta División del Ejército -a la que pertenece la unidad militar involucrada- recalcó que desde que conocieron la información tomaron los "protocolos correspondientes" para que se lleve "a feliz término" la investigación.

Los involucrados en este caso, reclutas de entre 18 y 22 años que prestaban el servicio militar obligatorio, fueron relevados de sus servicios, avanzó Ospina, quien añadió que el caso irá a la justicia penal ordinaria en vez de a un tribunal militar y que el Ejército "seguirá los parámetros que a esto corresponde". (I)