El Ejército de Colombia es investigado por la muerte de exguerrillero

29 de abril de 2019 00:00

La muerte de un exguerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) genera controversia en Colombia debido a que, según el Ministerio de Defensa, falleció al recibir un disparo accidental por parte de un militar. Pero para la comunidad se trata de una ejecución extrajudicial en la que, además, le fueron mutilados los genitales.

El hecho ocurrió el 22 de abril en la aldea Campo Alegre, del municipio de Convención, que hace parte del departamento de Norte de Santander y en donde hay una fuerte presencia de guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), disidencias de las FARC, bandas criminales y un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerado por el Gobierno como una banda narcotraficante.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, informó dos días después que un cabo del Ejército bajó por un caño en la región del Catatumbo, fronteriza con Venezuela, para unirse al grupo encargado de custodiar el oleoducto que pasa por la zona cuando se encontró con el exguerrillero Dimar Torres, quien al parecer intentó quitarle el fusil.

“En la refriega se disparó el fusil, esta persona quedó herida y posteriormente falleció”, explicó Botero.

La versión de Botero contrasta con las de los lugareños y la del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que se creó tras la desmovilización de las FARC en 2016.

Según el senador del partido FARC Carlos Lozada, que denunció “el asesinato de un exintegrante de las milicias”, tras la desaparición de Torres los habitantes de la aldea ingresaron a un campamento del Ejército y “encontraron la fosa que soldados estaban cavando para enterrar a este compañero y luego hallaron el cadáver dentro del predio”.

El senador Roy Barreras, de la Comisión de Paz, sostuvo que no se trató de un accidente sino de una ejecución extrajudicial. Miembros de la oposición adelantan una moción de censura contra el ministro de Defensa por esta muerte. La Fiscalía investiga si el hecho es o no un homicidio. (I) 

Miembros del Ejército de Colombia se preparan para un patrullaje en la convulsa zona del Catatumbo, fronteriza con Colombia.
Foto: tomada de El Heraldo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado