Chofer del tren hablaba por teléfono cuando descarriló

31 de julio de 2013 00:00

Francisco José Garzón Amo, maquinista del tren que descarriló en Santiago de Compostela, hablaba por teléfono con personal de la compañía ferroviaria Renfe y circulaba a 192 kilómetros por hora poco antes de que ocurriera el accidente, que causó 79 muertos, informaron ayer fuentes judiciales.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (noroeste de España) indicó que esta información fue revelada por las cajas negras del tren siniestrado.

Segundos antes del siniestro, que causó también más de 150 heridos, se activó un freno, por lo que se estima que en el momento del descarrilamiento el tren circulaba a 153 kilómetros por hora, según estos datos, que son provisionales y se espera el informe de la Policía Judicial.

Según la información recuperada de las cajas negras del tren, en los minutos previos al descarrilamiento, el conductor recibió una llamada en su teléfono en la que personal de la empresa le dio indicaciones sobre la ruta hacia la ciudad de Ferrol, final del trayecto del tren que había partido de Madrid.

Por el contenido de la conversación y por el ruido de fondo, “parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel”, señaló el Tribunal Superior.

Imputado de “homicidio por imprudencia”, Garzón habría afirmado que, pese a haber realizado en 60 ocasiones ese recorrido, confundió el tramo donde se encontraba y cuando trató de frenar era demasiado tarde. (EFE/AFP)

Contenido externo patrocinado