China insta a que la mujer retome su rol doméstico

- 02 de agosto de 2019 - 00:00

Las leyes laborales y judiciales presionan a las féminas a volver al hogar para dedicarse a la maternidad y cuidar de los ancianos. De acuerdo con una feminista, no casarse ni tener hijos es una forma de rebelarse contra el gobierno.

Bella Wang encontró un empleo como gerente en China, pero con una condición: como mujer casada sin hijos,  firmaría un “acuerdo especial” en el que prometía no embarazarse durante dos años. Si rompía esa promesa, la compañía podría despedirla sin compensación.

The New York Times publicó que ante una crisis inminente de envejecimiento,  China impulsa esta regresión en el estatus de las mujeres, así como el relajamiento de las restricciones de natalidad de la política del “hijo único”, que contribuyó con tener una población envejecida.

El Partido Comunista de China trata de estimular una explosión demográfica. Desde 2017 permite a todas las parejas casadas del país tener dos.

Sin embargo, feministas consideran que en lugar de facilitarles las cosas a las mujeres para que trabajen y tengan hijos, Xi Jinping, el líder de China, encabeza el retorno a los roles tradicionales de género y las presionan cada vez más para que regresen al hogar.

“No están teniendo hijos ni se están casando”, dice Lü Pin, una prominente feminista china. “Esa es su manera de rebelarse”.

Wang Zheng, profesora de Estudios de la Mujer e Historia en la Universidad de Míchigan explica que cuando los creadores de las políticas del Estado necesitaban la mano de obra de las mujeres, las enviaron a trabajar y ahora las presionan para que se casen y tengan muchos hijos.

“Obligada a elegir entre su carrera y la familia, Wang eligió su vida profesional. Pero muchas otras mujeres chinas están desertando del trabajo, explica Zheng.

China tuvo alguna vez los índices mundiales más altos de participación de las mujeres en la fuerza laboral, con casi tres de cada cuatro mujeres que trabajaban todavía en 1990. Ahora, la cifra bajó al 61%, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Sin ventajas en el divorcio
El regreso de las mujeres chinas al hogar comenzó en la década de 1980, cuando los despidos masivos en las fábricas implicaban que ellas a menudo fuesen las primeras en ser separadas. Esto se aceleró con el aumento de las expectativas sobre la crianza de niños.

La profesora de Estudios de la Mujer e Historia, Wang Zheng, analiza que distanciándose de la ambición marxista de liberar a las mujeres de la opresión patriarcal, Xi hizo un llamado a favor de que ellas adopten su “papel único” en la familia y se encarguen de las responsabilidades de cuidar a los ancianos y a los jóvenes, así como de educar a los niños.

“Ningún líder se atrevió antes a decir que las féminas deben ocuparse de la carga doméstica”, sentencia Wang.

Feng Yuan, académica feminista en Pekín agrega que “cuando se trataba de promover los derechos de las mujeres, China solía estar a la cabeza, pero ahora nos estamos quedando atrás”.

En ese país los bienes raíces conforman más del 70% de la riqueza personal. No obstante, en 2011 una resolución determinó que al momento de divorciarse el comprador se quedará con los bienes raíces, aunque ambos contribuyan al pago. En los papeles generalmente está a nombre del esposo.

Una encuesta de 2012 de Horizon China, una firma de investigación en Pekín, halló que el 70% de las mujeres contribuían financieramente con las compras de bienes raíces de las familias, pero que menos de un tercio de las escrituras de casas incluían un nombre femenino.

En 2017, los investigadores de la Universidad de Nankai  analizaron 4.253 escrituras de propiedades y encontraron que solo en una de cada cinco incluye a la mujer.

Según expertos en Pekín, el partido comunista dispuso esto con el fin de preservar la estabilidad de la unidad familiar y sus finanzas.

Como señales de insatisfacción ante las desventajas de un divorcio, el índice de matrimonios disminuye anualmente en el país. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP