La cancelación del Carnaval genera un fuerte impacto en la economía de Brasil

Se estima que van a dejar de ganar unos $ 1,5 mil millones, además 25.000 empleos no se generarán.
13 de febrero de 2021 09:15

En un año “normal”, un viernes como hoy (12 de febrero) sería de fiestas en todo Brasil. Las calles estarían llenas de gente celebrando la festividad más grande del calendario anual del país, en ciudades como Salvador (Bahía), Río de Janeiro (Río), Sao Paulo, Recife, Olinda (Pernambuco) y muchas otras.

El Carnaval de Brasil es uno de los eventos más conocidos a nivel mundial, pero en 2021, debido a un fuerte aumento de casos de covid-19 en la nación de 213 millones de habitantes, las festividades fueron canceladas en todo el país.

El impacto financiero ya se está sintiendo y puede superar los 8 mil millones de reales ($ 1,5 mil millones). Esta es la estimación de la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC) de la pérdida para la economía del país, considerando las cifras de 2020.

La CNC es la entidad que agrupa uno de los principales sectores de la economía brasileña, que representa alrededor de una cuarta parte del PIB del país y genera aproximadamente 25,5 millones de empleos directos y formales dentro de más de 5 millones de empresas.

“La cancelación tiene un impacto muy negativo en una industria que, de lejos, ha sufrido más por la pandemia”, dijo el economista de CNC, Fabio Bento, en referencia a la industria de servicios.

Generación de capitales

De acuerdo con el economista, solo el estado de Río representa alrededor de un tercio de la cantidad circulante durante el Carnaval, seguido de las capitales del noreste, que dependen en gran medida del evento para generar sus ingresos.

“Los ingresos del Carnaval representan alrededor del 30% de todos los ingresos del sector turístico durante el mes en que cae la festividad”, que puede variar entre febrero y marzo, ya que es una fecha móvil en el calendario.

“Como muchas ciudades han declarado vacaciones opcionales, algunos establecimientos turísticos podrán reducir el impacto con esta pausa prolongada”, señaló Bento.

El carnaval dura hasta el próximo miércoles 17 de febrero y no existe una norma nacional sobre si la pausa de cinco días debe mantenerse como feriado o adoptarse como días laborales normales.

Cancelación de fiestas

Las diferentes ciudades y estados tienen sus propias reglas. “Quien viaje tierra adentro, por ejemplo, ayudará a impulsar el turismo, pero con valores irrisorios”.

La cancelación total de las fiestas en las calles fue adoptada por varios estados y municipios, como Salvador y Río, como una medida para contener la propagación del coronavirus.

En Río, el alcalde Eduardo Paes prohibió desfiles y celebraciones en las calles entre el viernes y el 22 de febrero, por riesgo de incurrir en un delito contra la salud pública.

Además, 20 de los 27 estados también han cancelado el feriado y tendrán horarios de oficina normales.

La CNC estimó que en los dos primeros meses de 2021 no se generarían unos 25.000 puestos de trabajo temporales relacionados con el carnaval. El evento suele movilizar una extensa cadena de proveedores de distintas áreas de industrias, negocios y servicios.

El turismo y la hostelería se encuentran entre los sectores que más sienten el impacto.

Solo el año pasado, el turismo perdió 437.900 empleos formales, con una reducción del 12,5% en la fuerza laboral en comparación con 2019. El segmento de hospedaje representó 65.400 de estas vacantes perdidas.

Alexandre Sampaio, presidente de la Federación Brasileña de Hospedaje y Alimentos (FBHA), señala que “mientras que la vacuna no esté disponible a gran escala para la población, la tendencia es que otras celebraciones importantes también sufran cancelaciones, lo que impactará toda la cadena productiva del sector”.

Bento de la CNC está de acuerdo.

“El sector de servicios está paralizado a la espera del programa de vacunación. En el sector turístico en su conjunto, todavía hay una gran preocupación en relación a 2022”, sostuvo Sampaio.

“Sin suficientes vacunas o con la lentitud del programa, el Carnaval 2022 también puede estar en riesgo”, agregó. “Con una cobertura tan pequeña de la población vacunada, se reducirá la circulación de personas, lo que puede afectar la generación de ingresos”.

La noche del viernes en el Ayuntamiento de Río, principal destino de los turistas extranjeros durante el Carnaval, se inauguró un alumbrado especial en honor a las víctimas de covid-19 en el Sambódromo, donde anualmente se realizan los desfiles de samba.

Hasta el sábado, el lugar estará iluminado todas las noches hasta la medianoche. No se compara en nada con las imágenes alegres y coloridas que produce el Carnaval de Río cada año. Pero seguramente es un recordatorio de los delicados días que todos vivimos.

Brasil, el segundo país con el mayor número de víctimas de covid-19 en el mundo, cuenta 236.400 muertes y más de 9,7 millones de casos confirmados.

Los expertos ven un agravamiento de la crisis sanitaria, con un aumento de casos y muertes desde principios de año. Hasta el momento se aplicaron menos de 22 vacunas por cada 1.000 habitantes, lo que demuestra la lentitud del programa de inmunización, que ha sido fuertemente criticado. (I)

Contenido externo patrocinado