Decenas de militantes impiden a Lula entregarse a la policía

Lula, de 72 años, favorito a las elecciones de octubre, tiene orden de prisión desde el jueves, decretada por el juez Sergio Moro, para empezar a cumplir una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.
07 de abril de 2018 15:16

Una multitud de militantes bloquearon este sábado la salida del vehículo en el que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pretendía salir de una sede sindical en las afueras de Sao Paulo, tras anunciar que se entregaría a la policía para purgar una pena de 12 años de cárcel.

Según constató la AFP, tras varios minutos de bloqueo, Lula salió del vehículo de sus abogados, rodeado por enfervorizados manifestantes que gritaban "¡No te rindas! ¡No te rindas!", para volver al Sindicato de Metalúrgicos donde se halla pertrechado desde el jueves.

Más temprano, Lula  había anunciado ante miles de simpatizantes que está decidido a entregarse para cumplir la condena luego de una misa en memoria de su difunta esposa en Sao Bernardo do Campo (Estado de Sao Paulo), en la que reafirmó su inocencia.

"Voy a cumlir la orden de cárcel (...) y cada uno de ustedes se trasformará en un Lula", afirmó el líder de la izquierda, que se proclamó inocente y acusó de mentir al juez Sergio Moro, que lo condenó por corrupción.

Al final de su emotiva alocución, Lula fue llevado en andas por la multitud.

Cuando se entregue a la policía, debería ser trasladado a Curitiba (sur), donde le espera una celda de 15 metros cuadrados, con baño privado y derecho a dos horas diarias de aire libre.

Según el exmandatario, su condena obedece al propósito de evitar el regreso de la izquierda al poder en las elecciones de octubre, en las cuales es favorito en los sondeosLula tiene más de un tercio de intenciones de voto y según las encuestas se impondría en la segunda vuelta frente a cualquier candidato.

"Hace mucho tiempo que soñé que era posible gobernar este país incluyendo a millones de personas pobres en la economía, en las universidades, creando millones de empleos", declaró quien sacó a 28 millones de personas de la pobreza durante su gestión (2003-2010).

"Hay conversaciones en la policía con los abogados del expresidente", dijo a la AFP el diputado Carlos Zarattini, del Partido de los Trabajadores (PT), que se halla junto a Lula.

Moro le había ofrecido la posibilidad de presentarse "voluntariamente" en Curitiba antes del viernes a las 17H00, pero el exsindicalista ignoró ese plazo y permaneció en su búnker sindical, rodeado por miles de personas que le expresan apoyo día y noche.

"¡No podemos dejar que encarcelen a Lula! ¡No dejen que se entregue! ¡Tenemos que resistir! ¡Estamos aquí para protegerlo!, imploraba a gritos un grupo de militantes a los dirigentes políticos que iban entrando en la sede sindical por la mañana. (I)

Contenido externo patrocinado