Bolsonaro intenta cambiar su imagen en medio de protestas

- 08 de septiembre de 2019 - 00:00
Miles de estudiantes y grupos sociales marcharon en el marco del Día de la Independencia vestidos de negro para protestar contra el presidente.
Foto: EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se dio un baño de masas este sábado 7 de septiembre de 2019 en el tradicional desfile del Día de la Independencia, que encabezó por primera vez en su condición de jefe de Estado. Con ello pretende cambiar su impopularidad.

La aprobación del polémico dirigente, que ganó las elecciones de octubre de 2018 con el 55,13% de los votos, cayó desde el 33% hasta el 29% en solo un mes. La cifra es la más baja que registra un mandatario con 8 meses en el poder, detallan las encuestadoras.

Con este antecedente, ayer el líder ultraderechista, capitán de la reserva del Ejército, organizó un desfile militar sin precedentes en Brasilia, con lugares para un público récord, mayoritariamente seguidores, y al que invitó a numerosos y conocidos líderes políticos, religiosos y empresariales del país.

Es decir, Bolsonaro no se limitó a presenciar desde la tarima presidencial el paso de los soldados y de los equipos militares sino que quiso compartir el protagonismo, y desfiló en un automóvil convertible y, contra todos los protocolos, abandonó su lugar para acercarse al público y ser ovacionado.

Sin embargo, a solo dos kilómetros de la tarima presidencial, cientos de estudiantes protagonizaron en Brasilia un acto de protesta contra las políticas educativas y ambientales de Bolsonaro. Los manifestantes se vistieron de negro.

El descontento de los brasileños aumentó con la multiplicación este año 2019 de los incendios forestales en la Amazonía, un fenómeno que ecologistas en Brasil y líderes mundiales atribuyen a la retórica antiambientalista del ultraderechista, y al histórico de polémicas que viene acumulando desde que asumió el mandato el 1 de enero de 2019.

Respecto a este punto, este sábado 7 de septiembre Bolsonaro intentó aprovechar su discurso de Independencia para reforzar un discurso nacionalista y así hacer frente a las críticas por su cuestionada política ambiental.

Según el mandatario, los reclamos son alimentados por potencias extranjeras que cuestionan la soberanía de Brasil sobre la Amazonía y quieren apropiarse de las riquezas de la mayor selva tropical del mundo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: