Bolivia cuestiona informe de la ONU sobre violaciones de Derechos Humanos

- 25 de agosto de 2020 - 12:32
Las protestas en Bolivia se desarrollaron en octubre de 2019, luego de las elecciones presidenciales.
Archivo/El Telégrafo

El Gobierno interino de Bolivia cuestionó el informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre los presuntos abusos en las protestas postelectorales de 2019 y aseguró que "ni uno" de los fallecidos durante estas movilizaciones corresponde a acciones de la Policía o las Fuerza Armadas.

La oficina de Bachelet publicó el lunes 24 de agosto un crítico informe en el que expresaba su preocupación por la impunidad imperante, tras los incidentes desatados a raíz de las elecciones de octubre de 2019, en los que murieron alrededor de una treintena de personas, en su mayoría por operaciones de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Los investigadores de la ONU identificaron como los incidentes más graves la muerte de nueve personas durante las manifestaciones en Sacaba, en el departamento de Cochambamba, y de otras diez en Senkata, en la localidad de El Alto. "Nueve meses después, aún no ha habido rendición de cuentas", lamentó Bachelet.

El ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, instó este martes 25 de agosto a la expresidenta de Chile a que acuda a Bolivia para "verificar todos los exámenes forenses" que acreditarían que, de los muertos en Sacaba y Senkata, "ni uno es muerto por bala policial o militar", informa el diario El Deber.

Murillo aseguró en declaraciones a la cadena de televisión ATB que todas las víctimas perdieron la vida por disparos de escopeta, armas del calibre 22 o dinamita, "asesinados por sus mismos compañeros". En este sentido, afirmó que los propios manifestantes mataron a otros compañeros con disparos por la espalda o en la nuca.

El ministro también exhortó a Bachelet a investigar las consecuencias derivadas de los 12 días de bloqueo atribuidos a simpatizantes del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido que lidera el expresidente Evo Morales. Según el Gobierno, más de 40 personas fallecieron por falta de oxígeno debido a estos bloqueos.

De su lado, el expresidente boliviano Evo Morales reaccionó al informe de la Alta Comisionada de la ONU en su cuenta de Twitter, desde donde enfatizó que dicho documento "señala que se cometieron graves violaciones a los Derechos Humanos y que masacres de Senkata y Sacaba deben ser investigadas".

ambién "se debe garantizar derechos civiles y políticos en el proceso electoral",  añadió, en alusión a los comicios convocados para el 18 de octubre y en los que el expresidente, refugiado en Argentina, no concurrirá como candidato del MAS.

Morales compartió en sus redes la opinión del director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, que ha calificado de "excelente" el informe de Bachelet y destacó que, "en lugar de asegurar investigaciones independientes, el Gobierno (de Jeanine Áñez) se ha dedicado a perseguir a opositores".

Medios Públicos EP