Benedicto XVI: Cuba y el mundo necesitan cambios

28 de marzo de 2012 - 11:38

El Papa Benedicto XVI señaló este miércoles en La Habana que "el derecho a la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como comunitaria, manifiesta la unidad de la persona humana, que es ciudadano y creyente a la vez".

Durante la celebración de una misa pública en la Plaza de la Revolución José Martí -la segunda durante su estancia en Cuba-, el Sumo Pontífice expresó además que "esa libertad religiosa legitima que los creyentes ofrezcan una contribución a la edificación de la sociedad".

Reconoció que en la isla se han ido dando pasos para que la Iglesia lleve a cabo "su misión insoslayable de expresar pública y abiertamente su fe".

Al mismo tiempo estimó que es preciso seguir adelante y expresó su deseo de animar a las instancias gubernamentales de la nación a reforzar lo ya alcanzado y a avanzar por este camino de genuino servicio al bien común de toda la sociedad cubana.

"El esfuerzo de la Iglesia consolida la convivencia, alimenta la esperanza en un mundo mejor, crea condiciones propicias para la paz y el desarrollo armónico, al mismo tiempo que establece bases firmes para afianzar los derechos de las generaciones futuras", manifestó.

En la ceremonia eucarística -oficiada en un altar erigido para la ocasión, ante la imagen del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, y a la que asistió el presidente cubano, Raúl Castro-, destacó el anhelo humano por la verdad, cuya búsqueda supone siempre un ejercicio de auténtica libertad.

misa_habana"Cuba y el mundo necesitan cambios, pero estos se darán solo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad", sostuvo.

Ante cientos de miles de cubanos y extranjeros congregados para escuchar su palabra, el Obispo de Roma agradeció las palabras del Cardenal Jaime Ortega, Arzobispo de La Habana, y extendió su saludo a los sacerdotes, seminaristas, religiosos, fieles y autoridades presentes en la celebración.

Benedicto XVI arribó a Cuba el pasado lunes para iniciar una visita apostólica de tres días, la cual incluyó además una misa en la oriental provincia de Santiago de Cuba y el intercambio con autoridades gubernamentales y religiosas.

La estancia del Pontífice se enmarca en el Año Jubilar por el 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, considerada por los católicos la Patrona de Cuba.

Encuentro con Fidel

Benedicto XVI tiene previsto reunirse hoy con Fidel Castro. En su más reciente entrega de sus "Reflexiones", el líder de la Revolución Cubana adelantó anoche que saludará al Sumo Pontífice, aunque no especificó en qué momento ni en qué lugar.

"Gustosamente saludaré mañana, miércoles, a Su Excelencia el Papa Benedicto XVI, como lo hice con Juan Pablo II, un hombre a quien el contacto con los niños y los ciudadanos humildes del pueblo suscitaba, invariablemente, sentimientos de afecto", escribió.

De este modo, catorce años después de recibir al Papa Juan Pablo II en su histórica visita a Cuba de 1998, Fidel Castro, de 85 años y ahora retirado del poder, saludará a otro pontífice.

El ex presidente cubano señaló que decidió solicitarle unos minutos de su muy ocupado tiempo, luego de conocer por boca del canciller cubano, Bruno Rodríguez, la disposición del Santo Padre a materializar el encuentro.

Está previsto que el Papa abandone la isla a las 16:30 hora local (21:30 GMT). De este modo, finalizará la segunda gira que ha cursado a Latinoamérica y que comenzó en México el 23 de marzo.

Este ha sido el vigésimo tercer viaje internacional de Benedicto XVI en sus siete años de pontificado.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: