Asteroide podría impactar en la Tierra en 2022

El cuerpo celeste tiene una potencia de 150 bombas de Hiroshima
13 de octubre de 2021 13:02

La NASA denominó al asteroide '2009 JF1' como potencialmente peligroso porque podría impactar en la Tierra y dejar un marco apocalíptico 150 veces mayor al del bombardeo atómico de Hiroshima, en Japón. Según estudios, la fecha del impacto sería el próximo 6 de marzo de 2022.

Este asteroide está categorizado como Objeto Cercano a la Tierra (NEO), lo que significa que está suficientemente cerca del planeta para ser considerado una amenaza. Sin embargo, la posibilidad de la colisión es del 0.026%.

Este cálculo se obtuvo mediante la exhaustiva observación del universo, por medio de un sistema complejo de monitoreo de la NASA que cataloga a los astros de acuerdo al tamaño, velocidad, posibilidad de impacto y su cercanía al planeta.

La NASA explica que los asteroides son cuerpos celestes que siguen un camino orbital que los lleva cada vez más cerca del Sol, por consiguiente a la Tierra. Los asteroides son monitoreados constantemente por un sistema llamado Sentry, que se encarga del estudio de los NEO durante los próximos 100 años. Pero semanas o años de observación no son suficientes ante un posible impacto. La comunidad científica advierte de la preocupación ante esto.

'2009 JF1' viaja alrededor de 18 kilómetros por segundo a una distancia de más de 375.587.595 km de nuestro planeta. Su diámetro es de 13  metros cuadrados y su potencia de 230 kilotones de dinamita. La bomba 'Little Boy', que impactó en Hiroshima, solo tenía 15 kilotones.

Los impactos de meteoros son bastante comunes. Este tipo de astros vienen acompañados de pequeñas rocas que al ingresar a la atmósfera se incineran y caen al suelo.  Las  lluvias de estrellas suelen ser esos objetos en combustión.

¿Qué hacen las agencias espaciales para estas situaciones?

La NASA probará  su sistema llamado DART el próximo 23 de noviembre, que intentará desviar otro NEO, el asteroide ¨Didymos¨. Se enviará a la nave a alta velocidad para intentar cambiar la trayectoria del astro.

Su blanco es un asteroide común, pero servirá como prueba. Si todo va bien la nave se impactará a una velocidad de 24.000 km/h. Esto no cambiará abruptamente su velocidad, ni le ocasionará daño, pero según estimaciones su órbita se alterará en un 0.01%.

La Agencia Espacial Federal de Rusia (Roscosmos), por su lado busca colocar telescopios en la superficie lunar para la observación de NEO. Anunciaron que están en intenciones de construir un observatorio en el polo sur de la Luna, que serviría para rastrear objetos peligrosos que se dirigen al planeta.

Roscosmos pretende ampliar las capacidades de la observación del universo con el fin de proteger al planeta. Este proyecto se encuentra para su inicio en 2040.

Contenido externo patrocinado