Argentina, entre la corrupción y la pandemia

- 08 de abril de 2020 - 00:00
Aunque existe restricción de movilizacion, muchas personas deciden salir con sus vehículos. Van más de 30 mil conductores sancionados.
Foto: Cortesia

Un escándalo de sobreprecio en la compra de víveres para entregar a familias de escasos recursos sacude a un país con una economía golpeada.

Ni siquiera en la quietud, ni en tiempos de desolación a lo largo y a lo ancho del país, el virus, implacable y letal que aqueja a la Argentina, detuvo su marcha implacable.

La corrupción volvió a mostrar sus garras en plena cuarentena y obligó al presidente Alberto Fernández a salir a frenar una millonaria licitación y a dejar una de sus frases más grandilocuentes de los últimos meses: “no apañaré corruptos”.

Todo ocurrió cuando el Ministerio de Desarrollo Social compró un lote de fideos para cubrir las necesidades de la ayuda a los sectores más postergados de la sociedad en plena pandemia.

Pagaron cada paquete de fideos de 500 gramos a 84.84 pesos ($ 1,05) el kilo, cuando en cualquier supermercado minorista el mismo paquete cuesta 30 pesos (37 centavos de dólar). “He ordenado frenar esa compra que todavía no se pagó”, aseguró Fernández en declaraciones a una cadena local donde respaldó al ministro del área, Daniel Arroyo, de quien dijo: “creo en su honestidad”.

El escándalo, como el del pasado viernes cuando se organizó el pago de las jubilaciones junto a los bancos, todo en un solo día, lo que motivó la salida de cientos de miles de ancianos al mismo tiempo a cobrar sus haberes, golpea la imagen de un gobierno que está abocado pura y exclusivamente al tratamiento del coronavirus.

De hecho fue la primera dama, Fabiola Yáñez, la que el pasado domingo encabezó un teletón en cadena televisiva para juntar fondos destinados a paliar la ayuda para enfrentar la pandemia del covid 19.

Este martes 7 de abril el presidente se reunió con los gobernadores, quienes le manifestaron sus dudas en levantar paulatinamente la cuarentena, prevista, en principio para el 13 de abril próximo. De esa reunión se decidió que sean los expertos médicos que asesoran al mandatario quienes decidan.

Fuentes gubernamentales descartan que el aislamiento compulsivo se prolongue por los menos una semana más. Aunque la Unión Industrial Argentina (UIA) y otras entidades empresariales aseguran que podría “autorizarse el funcionamiento de algunas actividades” para no afectar aún más la economía.

ArgentinaLa soledad es una característica de las calles en diferentes ciudades argentinas, donde el aislamiento social se impone frente al coronavirus. Foto: Cortesia

Un dicho popular muy repetido por aquí es el de “que el órgano más sensible de una persona es el bolsillo”. Y si el covid-19 se aloja primero en la garganta y luego en los pulmones, en su voraz carrera parece hacer una letal muestra de reconocimiento por los bolsillos. La economía se reciente con el correr de las horas.

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) atraviesan la cuarentena en un solitario limbo, sin poder pagar los haberes de marzo y los cuentapropistas y autónomos. “Si el aislamiento se prolonga, la situación va a ser muy preocupante. Llevo tres semanas sin poder trabajar y así cuando pudiera, los clientes no están”, dice Omar Gazaniga, colocador de alarmas.

De hecho, los precios de los alimentos se dispararon en las góndolas y de poco o nada valió la advertencia del gobierno de aplicar la política de control de precios mediante el programa “precios cuidados”. “Lo primero que tienen que cuidar es la compra de fideos en el área oficial”, respondió Gastón, un carnicero del barrio porteño de San Telmo, cuando se le preguntó por los efectos de la aplicación del programa.

Ayer martes 7 de abril, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, encabezó una reunión con empresarios y sindicalistas para acordar qué sectores irán saliendo paulatinamente de la cuarentena y en qué franjas horarias. Y es que una de las medidas en estudio es la de modificar los horarios laborales en distintas actividades para evitar las aglomeraciones.

Hasta este martes 7 de abril de 2020, los casos de coronavirus en el país ascienden a 1.628 con 54 fallecidos y 338 recuperados; pero el pico de casos se espera para la tercera semana de abril, de acuerdo a las previsiones de las autoridades sanitarias.

Mientras se cuentan víctimas y afectados y la economía se descompone un poco más, al igual que la salud mental de buen sector de la población, tanto el hombre de a pie como las autoridades encuentran cierto “consuelo” en las imágenes y las noticias que llegan desde Estados Unidos, España o Italia, donde el virus está haciendo estragos.

Nadie sabe hasta dónde llegará el efecto contagio aquí, cuando aún el frío otoñal no se hizo presente. Pero al menos tanto unos como otros piensan eso que el presidente verbalizó en una de sus últimas apariciones públicas: “parece que estamos dominando al virus”.

Ahora sería positivo que en tiempos de necesidades extremas y de economía de “guerra”, como se encuentre el país, se pueda dominar una de esas pandemias más longevas en el tiempo por estas pampas: la corrupción.

ArgentinaLas plazas vacías reemplazan a las habituales multitudes que a diario repletan las vías. El Gobierno analiza salir poco a poco de la cuarentena. Foto: Cortesía

Autoridades reportaron tres muertes más por covid-19

El diario El Clarín informó que se confirmaron las muertes de tres hombres en Argentina. Con esto, la cifra de fallecidos por covid-19 en el país llegaba a 54 la mañana del martes 7 de abril de 2020, según cifras del Ministerio de Salud.

El primer caso que se conoció este martes lo informó el Gobierno durante el informe que realiza la cartera de Salud. Según El Clarín, es un hombre de 81 años internado en la provincia de Buenos Aires.

La segunda muerte es la de un mendocino de 44 años en el hospital del Carmen, en la capital de Mendoza, y que estuvo en España semanas atrás. La víctima comenzó con fiebre, dolor de cabeza y disnea. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP