Las alianzas definirán al primer ministro israelí

- 18 de septiembre de 2019 - 00:00
Benny Gantz, exjefe de personal del ejército israelí y presidente de la alianza política centrista israelí Azul y Blanco, emite su voto en Rosh Haayin, Israel.
EFE

Los sondeos a boca de urna dan un empate técnico entre Benny Gantz y Benjamin Netanyahu, ambos necesitan pactos para formar un Gobierno.

El antiguo líder de las fuerzas armadas y dirigente del partido Azul y Blanco, Benny Gantz y el primer ministro y  líder del Likud, Benjamin Netanyahu, obtuvieron ayer un empate técnico en una segunda ronda de las elecciones legislativas. Según la cadena estatal Kan, en caso de que ninguno alcance el apoyo suficiente -con alianzas- para formar un Gobierno se convocará a nuevos comicios.

De acuerdo con los primeros sondeos a boca de urna, Gantz obtuvo entre 32 y 34 diputados en una Kneset (Parlamento) de 120 escaños sobre frente a los 32 o 33  de su opositor. Sin embargo, los resultados oficiales recién se darán a conocer hoy.

Ante estos sondeos, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, aseguró que encomendará la formación del Gobierno hasta el 25 de septiembre. El Jefe de Estado otorga el mandato a la persona recomendada por la mayoría de los legisladores, aunque tiene libertad para elegir al candidato que formará el Gobierno.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (der.) y su esposa Sara Netanyahu (izq.) votan durante las elecciones legislativas israelíes, en Jerusalén.  

Este legislador seleccionado tendrá 28 días para establecer un Gobierno mediante alianzas estratégicas con los pequeños partidos. En caso de que no se logre, le dará una oportunidad al otro legislador. En última instancia, la Knéset debe dar un voto de confianza a cualquier Gobierno, y sin eso el país necesitaría, “Dios no lo quiera”, celebrar terceras elecciones, concluyó Rivlin.

Temas importantes
Los temas importantes a  definir del futuro primer ministro son: la lucha regional contra Irán, los vínculos con los palestinos y con EE.UU., y la estabilidad de la economía.

Hasta ahora los apoyos son: La derecha y religiosos del Likud tendrían 56 escaños, cinco menos de los 61 necesarios para la mayoría. Mientras que el centro izquierda de Azul y Blanco estaría en 54 bancas.

Es decir, solo el juego de alianzas en la derecha decidirá si Netanhayu sigue o no en el poder.

La pérdida de la inmunidad
Para Netanhayu la pérdida del puesto como primer ministro sería mucho más letal. Con ello también perdería la posibilidad de que el Parlamento le otorgue inmunidad ante la justicia (necesita 61 votos).

El fiscal general de Israel recomendó presentar cargos criminales contra el exprimer ministro por tres casos independientes de corrupción. La convocatoria está prevista para el próximo mes.

Netanyahu es sospechoso de intentar obtener una cobertura favorable del sitio de información Walla, a cambio de favores gubernamentales que se materializaron en cientos de millones de dólares para Bezeq, el principal grupo de telecomunicaciones de Israel, cuyo presidente es propietario del medio digital.

Más de 4 millones de israelíes ejercieron el derecho al voto. Fueron convocados  6’395.396 a acudir a las 11.000 urnas en el país.

Frente a “Bibi”, como lo llaman los israelíes, el general Benny Gantz se presenta con una propuesta más liberal en materia social pero con una imagen de halcón en los asuntos de seguridad. Para los medios locales Gantz podría apostar por una alianza de partidos laicos -de izquierda y árabes- frente a los partidos judíos ultraconservadores del actual primer ministro que busca su quinto mandato.

La reacción de Palestina
Para el jefe de Gobierno palestino, Mohamad Shtaye, la diferencia entre el mando de Beni y Bibi -como se lo conoce a Netanyahu- “no es mayor que la diferencia entre Pepsi Cola y Coca Cola”.

El Gobierno palestino aseguró que no tendrá en consideración los resultados porque ninguno de los candidatos tiene en su programa “el fin de la ocupación” israelí.

Para los expertos es poco probable que el fin de la era de Netanyahu conduzca a un gran cambio en la política sobre cuestiones controvertidas sobre el proceso de paz con los palestinos que se vino abajo hace cinco años. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: