Acusan a joven que presuntamente mató a sus padres y celebró fiesta

15 de septiembre de 2011 - 11:56

Un gran jurado de Florida (EE.UU.) acusó de asesinato en primer grado a un adolescente que presuntamente mató a martillazos a sus padres en julio pasado, ocultó los cadáveres en una habitación y luego celebró una fiesta en la vivienda familiar, según confirmó hoy a Efe una fuente judicial.


Sobre Tyler Hadley, de 17 años, pesaban dos cargos de asesinato en segundo grado, que conllevan una sentencia a cadena perpetua, por la muerte de sus padres, Mary Jo Hadley, de 47 años, y Blake Hadley, de 54.

Pese a la ampliación de la acusación de asesinato en segundo grado a primer grado, emitida este miércoles, Hadley no puede ser condenado a muerte por ser menor de edad, aunque sí recibir una condena a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Según la acusación, Hadley asesino a martillazos a sus padres en su vivienda de Port St. Lucy y, tras ocultar los cadáveres en el dormitorio del matrimonio, organizó una fiesta por la noche a la que acudieron cerca de 60 jóvenes.

El adolescente fue detenido por la Policía local en la madrugada del domingo 17 de julio, horas después de la citada fiesta que había organizado a través de Facebook antes de asesinar a sus padres.

Entonces, en declaraciones a la cadena local Channel 5 Mike Mandell, uno de los amigos más allegados de Hadley y quien acudió a la fiesta celebrada el sábado por la noche, explicó que el acusado había tomado tres pastillas de éxtasis antes de supuestamente matar a sus padres y que luego le dijo: "Me siento mal, no he comido, no he dormido, estoy mal".

El amigo del asesino fue quien llamó a la Policía después de que Hadley le mostrara los cadáveres durante la fiesta.

La Policía local explicó en julio en una conferencia de prensa que el joven convocó la fiesta a través de Facebook el propio sábado, luego presuntamente mató a sus padres, los ocultó en el dormitorio principal con sábanas y toallas, y poco después recibió a sus amigos.

Otros amigos del adolescente declararon también a medios locales que Hadley tuvo un comportamiento normal durante la fiesta, parecía divertirse y explicó que sus padres estaban de vacaciones.

Blake Hadley, de 54 años, trabajaba para una empresa de electricidad, y su esposa, de 47 años, era profesora.

El juez encargado del caso, Dwight Geiger, ordenó que Hadley permaneciese bajo arresto sin derecho a fianza.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: