241 millones de vacunas contra el coronavirus se podrían desperdiciar

La sobre fabricación y la lentitud en los cierres de contratos entre los países y las farmacéuticas sería el motivo principal del desperdicio de las dosis.
22 de septiembre de 2021 14:36

Según un informe de la empresa de análisis estadísticos Airfinity señaló que existe un excedente de 1,200 millones de vacunas. La falta de cierres de contratos por parte de las farmacéuticas de los países más ricos del mundo podría generar una pérdida de 241 millones de vacunas si estas no son donadas. El desbalance de esta situación afecta principalmente a los países más pobres que no han logrado vacunar ni al 2 % de su población.

Uno de los principales problemas para la entrega de los fármacos a los países que lo necesitan, es debido a que los inmunizantes deben llegar a una fecha mínima de dos meses antes de que caduquen. Al tener esta prohibición países como Estados Unidos, La Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón no lograran terminar todas las vacunas ni aunque comiencen con la administración de una tercera dosis.

El director de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, comunicó que más de un tercio de los países en América Latina no han logrado superar el 20% de su población inmunizada. De acuerdo a los datos de la OPS, una de cuatro personas completó su proceso de inmunización contra el virus.

Los miembros del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) comunicaron en junio que realizaron la donación de 1.000 millones de vacunas para el 2022. Sin embargo, varios de estos países aún no han superado ni siquiera la mitad de su promesa. Reino Unido prometió donar 100 millones pero solo han entregado nueve millones. Estados Unidos prometió 520 millones y ha donado 140 millones hasta septiembre de 2021.

Según Airfinity en los países más ricos actualmente se están creando 1.500 millones de vacunas cada mes. De acuerdo a la empresa de estadísticas, este excedente y la falta de donaciones se debe a una presión política interna, ya que según ellos el objetivo de los políticos es evitar generar caos en la población creando la sensación de que se entregan dosis cuando aún las personas de esos países las requieren.

Si las vacunas no son entregadas a las naciones que las necesitan y permanecen almacenadas, las pérdidas no solo serán millonarias sino que también humanas.

Contenido externo patrocinado