El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.2/Dic/2020

Política

Tendencias
Historias relacionadas

El 60% de desnutridos está en Asia y el Pacífico

200 millones de personas más vivirán en pobreza extrema

El 60% de desnutridos está en Asia y el Pacífico
22 de septiembre 00:00

Unos 200 millones de personas más en todo el mundo quedarán atrapadas en un círculo de pobreza extrema para 2030, a menos que sus ingresos salariales aumenten a un mayor ritmo que aquellos de las personas ricas, advirtió un informe de la organización no gubernamental Oxfam.

El grupo benéfico con sede en Londres, que utilizó cifras oficiales del Banco Mundial para hacer sus proyecciones, destacó que si las autoridades mundiales no actúan rápidamente, dentro de los próximos 15 años al menos 200 millones de personas más en el planeta vivirán con poco más de un dólar diario.

Oxfam pidió medidas globales, como reformas impositivas, aumento de salarios e inversión en servicios públicos, como la salud y la educación, para hacer que la erradicación de la pobreza extrema “se convierta en una realidad”.           

El llamamiento se hizo previamente a una reunión de Naciones Unidas en Nueva York, donde los líderes mundiales tienen previsto tratar los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Esos son los 8 propósitos de desarrollo humano fijados en 2000 por 189 países de la ONU, incluidos erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sustentabilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Francoise Vanni, directora de campañas y políticas de Oxfam, afirmó que el fin de la pobreza extrema “está a la vista”. “En los próximos 15 años podríamos vivir en un mundo donde todas las personas tengan los recursos básicos que necesitan para vivir y alimentar a sus familias. Pero esto no ocurrirá, a menos que las autoridades globales actúen para reducir la creciente desigualdad que condena a millones de mujeres, hombres y niños vulnerables a vidas mucho más difíciles y cortas que las que deberían tener”, destacó la experta.

“Los líderes mundiales enfrentan un desafío histórico. Ellos saben que las riquezas de sus países no necesariamente llegan a los que menos tienen, así que, para que estos objetivos del milenio se hagan realidad, las autoridades deben desafiar intereses personales que están ampliando la brecha entre los más ricos y aquellos que menos tienen”, continuó Vanni.

En su reporte, titulado ‘Desigualdad y el fin de la pobreza extrema’, Oxfam concluyó que si los ingresos del 40% de las personas más pobres en los países en desarrollo crecieran un 2% más rápido que el promedio registrado entre 1990 y 2010, los niveles de pobreza extrema en el mundo se reducirían hasta el 5,6%.

La entidad agregó que si ello ocurriera, al menos 700 millones de personas escaparían a la pobreza extrema en las próximas dos décadas. “Hemos reducido la pobreza en los últimos 15 años, pero podríamos haber hecho más. Si los líderes mundiales buscan mantener sus promesas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio para erradicar para siempre la pobreza extrema en los próximos 15 años, es esencial que se combata la desigualdad”, concluyó Vanni.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) considera que, aunque algunos países han logrado grandes progresos en el logro de reducir la pobreza extrema, “los resultados siguen siendo desiguales”. En ese sentido, explicó que India y China se encuentran bien encaminadas para alcanzar por lo menos el objetivo relativo a los ingresos, pero advirtió que alrededor de 221 millones de indios y 142 millones de chinos están crónica o gravemente desnutridos.

También subrayó que más de la mitad de las personas desnutridas, el 60%, se encuentran en la región de Asia y el Pacífico. El 30% de los recién nacidos en Asia meridional en 2003 tenía bajo peso, el mayor porcentaje en el mundo, explicó Unicef. “Casi con toda seguridad, la mayoría de los países de África Subsahariana no lograrán alcanzar los objetivos para erradicar la pobreza extrema. En esta región hay 204 millones de personas hambrientas y es la única del mundo donde hay cada vez más casos de hambruna.

Más del 40% de los africanos no pueden incluso conseguir los alimentos suficientes para resolver sus necesidades diarias”, denunció el organismo. (I)

DATOS

De acuerdo con las estimaciones del Banco Mundial, el 17% de la población del mundo en desarrollo vivía con menos de $ 1,25 al día en 2011, cifra inferior al 43% de 1990 y al 52% de 1981.

Esto significa que, en 2011, un poco más de 1.000 millones de personas subsistían con menos de $ 1,25 diarios, en comparación con 1.910 millones en 1990 y 1.930 millones en 1981.

Según los datos de la ONU, 1.200 millones de personas en el mundo viven con $ 1,25 o menos al día y casi 1.500 millones de personas de 91 países en desarrollo están al borde de la pobreza.

Según el organismo, dar prestaciones sociales básicas a las personas pobres costaría un poco menos del 2% del PIB mundial, lo cual mejoraría la redistribución de fondos y reduciría la desigualdad. (I)