Conozca el origen del término big bang

¿De dónde surgió el Universo?

- 27 de abril de 2014 - 00:00
El nuevo mapa del fondo cósmico de microondas captado por el telescopio Planck muestra cómo fue el universo primitivo. Foto: Cortesía de la Agencia Espacial Europea

Conozca el origen del término big bang

La idea de que el universo nació de una gran explosión (un Big Bang) aún no cumple un siglo y fue propuesta nada menos que por un cura. En la década del veinte, con la ayuda de poderosos telescopios, Edwin Hubble  y otros astrónomos descubrieron algo muy extraño: que las galaxias se alejaban una de otras. Y peor aún, que cuanto más lejos estaban, más rápido se movían.

Pero no es que estuviera creciendo como ir construyendo nuevas habitaciones en una casa, sino que las distancias iban aumentando entre dos puntos dentro del Universo. La mejor manera de entenderlo es tomar un globo de cumpleaños desinflado, dibujar en su superficie unos cinco o seis puntos y luego inflarlo. A medida que va creciendo, los puntos se van separando más y más.

El modelo del cosmos cambió para siempre, y todas las observaciones fueron confirmando el hecho asombroso de que vivíamos en un universo que se expandía en todas las direcciones. Y que había tenido un comienzo. Hasta entonces, desde Aristóteles a Einstein, pasando por Isaac Newton, se había pensado en un universo eterno, estático y en equilibrio. El propio Einstein llegó a inventar una fórmula para compensar unas ecuaciones cuyos números no cuadraban para un universo con esas características. Cuando le demostraron su error lo llamó “la mayor metedura de pata de mi vida”.

Arno Penzias y Robert Wilson aportaron la primera evidencia de la explosión primigénea. Foto: Cortesía

Fue el belga Georges Lemaitre, astrónomo y sacerdote católico, quien propuso que todo había comenzado en una especie de “huevo cósmico”, un primer átomo que estalló hace millones de años y que desde entonces no ha dejado de expandirse. No fue él quien lo llamó Big Bang, sino un pedante cosmólogo inglés de nombre Fred Hoyle que lo utilizó en un programa de radio para burlarse de esta teoría. Porque él y algunos de sus colegas seguían manteniendo la idea de un universo perfecto y eterno, que no tenía fecha de inicio y que constantemente creaba materia nueva para ocupar el espacio que dejaba esa expansión.

Ninguna de las dos teorías contaba con evidencia sólida y la polémica continuó hasta que un afortunado accidente lo cambió todo. George Gamow, un brillante defensor del universo inflacionario predijo que si se buscaba en el espacio profundo se podía encontrar restos de la radiación causada por la enorme explosión.

Y en 1965 Arno Penzias y Robert Wilson, dos jóvenes técnicos que instalaban una antena de microondas, empezaron a captar un extraño zumbido que primero atribuyeron a una interferencia de radio, y luego a la acumulación de... ¡excremento de palomas!

Limpiada la antena y descartado que se tratara de señales provenientes de la Tierra, Penzias y Wilson publicaron un trabajo científico describiendo el ruido,  que luego fue identificado como el fondo cósmico de microondas. La predicción de Gamow y la teoría del Big Bang quedaron confirmadas, y Penzias y Wilson recibieron el Premio Nobel de Física.

Y por si faltaban pruebas aún más rotundas, dos satélites, el COBE en 1992 y el WMAP en 2003 confirmaron la existencia de esta radiación. ¿Le gustaría oír los primeros sonidos del universo?  Prenda su televisor, póngalo  en un canal vacío: verá una especie de nevada y oirá el ruido de la estática. Bueno, el uno por ciento de ese ruido proviene de la Gran Explosión que originó todo. ¿Cuándo sucedió? El satélite WMAP también fijó la fecha de nacimiento del universo: fue hace 13.800 millones de años. Ese evento creó el cosmos y todo lo que hay en él.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: