El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.15/Oct/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Mito: La música de Mozart hace más inteligentes a los bebés

07 de septiembre de 2014 00:00

Esta creencia es fruto de una mala interpretación. Se sabe que Einstein se distraía tocando con el violín piezas de Mozart, y solía decir que la música y su trabajo científico nacían de la misma fuente. Decía que la música de Mozart “era tan pura que parecía haber estado siempre presente en el universo, a la espera de ser descubierta por el maestro”. Y Einstein decía también que su propio trabajo en la física pretendía revelar la “armonía preestablecida” del cosmos.

Años más tarde un hombre llamado Don Campbell creó la marca registrada “Mozart Effect”, y vendió miles de libros y cintas asegurando que todos podíamos tener “pequeños Einstein” si les hacíamos escuchar la música de Mozart, ya que aumentaba la inteligencia de los bebés. Luego, una pareja de investigadores de la Universidad de Wisconsin (EE.UU.), publicó un estudio en la revista Nature asegurando que los estudiantes que escuchaban música de Mozart antes de un examen obtenían mejores resultados. La investigación se hizo popular, a tal punto que en el estado de Florida, se creó una ley que exigía que en las escuelas estatales se escuchara música a diario y el gobernador de Georgia dio un presupuesto de $ 100 mil anuales para que todos los bebés tuvieran un disco de música clásica. Pero cuando otros científicos intentaron repetir el experimento, jamás consiguieron los mismos resultados. Después de muchos estudios, la conclusión es que “El efecto Mozart” no existe. No hay pruebas de que ninguna música nos haga más inteligentes o más tontos. Lo que sí está probado es que escuchar música fortalece las mismas conexiones cerebrales que se utilizan para resolver los problemas de lógica y de matemáticas. (continúa).

Contenido externo patrocinado