El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.23/Sep/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

El sexo ayuda al sexo

11 de octubre de 2015 00:00

Y no solo el sexo compartido, sino también la autoestimulación. Un estudio publicado por la revista especializada Fertility and Sterility reveló que mientras más frecuentemente eyaculan los hombres, mejor es la calidad de sus espermatozoides.  El estudio se ha llevado a cabo comparando el nivel de fragmentación del ADN contenido en el esperma de varones que habían eyaculado en las 24 horas anteriores al estudio versus  otro grupo que lo había hecho 96 horas antes.  En los más frecuentes se encontró espermatozoides con ADN menos fragmentado, lo que los vuelve más fértiles. Las relaciones sexuales ayudan a mantener saludable nuestro aparato sexual.  En las mujeres las relaciones íntimas generan lubricación vaginal, un aumento del flujo sanguíneo y una mayor elasticidad. También se ha descubierto que relaciones sexuales y masturbación no son excluyentes. Se ha comprobado que los varones que se masturban experimentan un aumento de la testosterona, lo que conduce a un mayor apetito sexual y por ende a un aumento en la cantidad de encuentros sexuales con la pareja.  Para ellos y ellas la masturbación es una exploración de sus propios cuerpos y de sus apetencias. Saber lo que les gusta es positivo, pues así es fácil guiar a la pareja a la hora del placer. También se ha encontrado que el autoerotismo ayuda a superar situaciones de anorgasmia.

Beneficio para la psiquis

La excitación y el orgasmo desatan un aluvión de endorfinas, un neurotransmisor relacionado con el placer y la mitigación del dolor.  Sea solos o acompañados, el placer sexual alivia el estrés justamente por la neuroquímica que se desata en el cerebro. Ayuda a descansar mejor, pues se libera prolactina. Esta provoca somnolencia y relajación. Es por eso que tras un encuentro sexual es común conciliar el sueño más rápidamente de lo normal. Los estudios también han demostrado que el orgasmo obtenido en solitario es, por lo general, más intenso que el obtenido en pareja. En el caso de las mujeres, este se alcanza en una media de 4 minutos, frente a los 15 y 20 minutos que demora en compañía.  (continúa)

Contenido externo patrocinado