El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.29/Jul/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Se comunicarán entre sí

El día en el que los automóviles prescindan del conductor está cerca

Se comunicarán entre sí
08 de noviembre de 2015 00:00

Ver por las calles un automóvil sin conductor será como estar inmerso en un cuento de ciencia ficción. Sin embargo, esta realidad parece no estar tan lejana. Ya hay varios prototipos que son capaces de circular de manera autónoma. Funcionan de forma parecida a como lo hacen los aviones: trazando la ruta e interconectándose con ella. Para eso reproducen cartográficamente el terreno que van a recorrer. Estos vehículos vienen equipados con sistemas de posicionamiento global, visión computarizada, láser, o radar, que recogen e interpretan la información del entorno. Así también son capaces de identificar la señalización de la ruta y si hay obstáculos en la vía, también será posible detectarlos.

Se basan en el principio de automatización de vehículos -una mezcla informática y robótica- que ha sido posible gracias al desarrollo de microchips muy potentes. Aunque suena muy futurista, en realidad esta idea tiene varias décadas. Fue propuesta a finales de los años 30 con un prototipo básico y luego de eso han venido haciéndose mejoras. Los expertos aseguran que hoy en día el mayor obstáculo para masificar este tipo de vehículos no está en lo tecnológico sino en lo jurídico, pues son excepcionales los lugares del planeta donde hay leyes que permiten el uso de este tipo de carros. En los Estados Unidos –por ejemplo- solo California, Florida y Nevada han aprobado su circulación, el resto todavía carece de legislación al respecto.

Pero ¿para qué queremos un coche sin conductor? ¿Será solo una novelería más? La conducción autónoma ofrece varias ventajas. Se han hecho campañas, se han aplicado leyes y sanciones fuertes, pero todavía no podemos erradicar los accidentes de tránsito. Estos matan más que el cáncer. Cada año 1 millón 300 mil personas mueren en el mundo por accidentes de tránsito, que en el 90% de los casos ocurren por errores humanos. Quizá la solución sea que nosotros dejemos de conducir y demos esa tarea a las máquinas. Pero hay más, este tipo de automóviles brindaría accesibilidad a personas que no pueden conducir. Se abaratarían costos y tiempo de conductor, se eliminarían las multas, porque estos vehículos no infringen la ley, el tráfico se volvería más eficiente, pues al ser todos vehículos autónomos ser reduciría la distancia de seguridad entre vehículos. Y sobre todo, porque los vehículos autónomos siempre estarían “sobrios” al manejar. (I)

Contenido externo patrocinado